Durante los últimos años, México ha visto un cambio profundo en la industria maquiladora. Estados del Bajío como Guanajuato, Jalisco y Querétaro son los lugares adonde empresas y plantas han emigrado para establecerse. Sin embargo, Cd. Juárez ha fortalecido su importancia industrial al contar 42% de las empresas de automatización que existen en el país. Estas empresas, al trabajar no sólo a nivel local o estatal sino nacional, consolidan a Cd. Juárez como una región líder en automatización en México.

 

HISTORIA

 

De acuerdo con Martín Márquez, director de PIMA, la automatización comenzó en Cd. Juárez cuando las empresas locales comenzaron a necesitar equipo semiautomatizado para sus procesos, a medida que crecían.

 

“Muchas maquilas traían equipos de otras plantas de EU, pero cuando empiezan a solicitar servicios para estos equipos, como reparación, modificación, actualización de software o hardware, encontraron en la proveeduría local empresas  capaces de proporcionar el servicio”, expresó.

 

Comenzaron proveyendo maquinaria sencilla, pero luego necesitaron hacerlas cada vez más complejas, con tecnologías de punta, ya que tuvieron que trabajar con clientes mas exigentes que pedían tecnología mas avanzada, como Continental, Bosch y Cummins.

 

Cabe mencionar que hoy en día existe un clúster de empresas de automatización, el Clúster de Manufactura Avanzada del Estado de Chihuahua (MACH), del cual forman parte empresas como PIMA, Repinel y Tamuse.

 

INDUSTRIA AUTOMOTRIZ: UNA ALIADA

 

De acuerdo con el presidente del Clúster MACH, la industria que requiere de automatización más avanzada es la automotriz. Explicó que cada 5 años, empresas como Ford cambian sus modelos.

 

“Siempre trabajan en proyectos que arrancarán dentro de uno o dos años”, dijo.

 

Márquez compartió que esta necesidad de la industria automotriz por procesos automatizados les dio ventaja a las empresas de automatización en épocas de recesión. “Los modelos siempre deben cambiar, a pesar de que las ventas de vehículos bajen. Mientras los demás estaban en crisis, afortunadamente nosotros teníamos trabajo”, compartió.

 

También señaló que el margen de las empresas automotrices para invertir en automatización es mayor porque es un negocio mas rentable, además de que no automatizar supone altos riesgos. “Por ejemplo, manufacturar un componente que salga defectuoso, ya instalado en miles de vehículos, implica costos muy elevados porque hay que pedir a los clientes que regresen a la agencia para revisar y remplazar componentes. Estamos hablando de millones de dólares en componentes, multas y pérdida de reputación. Por ello, la industria automotriz tiene estándares muy elevados de calidad de sus procesos los cuales son posibles gracias a la automatización”, comentó.

 

AUTOMATIZACIÓN: MÁS QUE ROBOTS

 

Para Martín Márquez, es necesario aclarar el alcance de la automatización, ya que al escuchar este término, las personas lo primero en que piensan es en robots.  Explicó que las estadísticas que evalúan el nivel de automatización que tienen los países se basan mucho en la cantidad de robots que se venden, pero la automatización implica, además de robótica, sistemas de visión, desarrollo de software, software de pruebas, eléctrica, equipos de pruebas funcionales, diseño mecánico de herramentales (tooling) y procesos de ensamble muy complejos.

 

“No se debe medir por cuantos robots compran sino cuantas soluciones a la manufactura desarrollan”, compartió.

 

AUTOMATIZACIÓN Y MANO DE OBRA

 

De acuerdo a un estudio realizado por index Cd. Juárez, existe un número considerable de puestos que no han sido llenados. Por esta razón, Martín Márquez considera que se requiere mas automatización para suplir mano de obra, pero al mismo tiempo se requiere mano de obra especializada.

 

Además, agregó que la automatización no supone un riesgo para los empleados, que considera que siempre se requerirá manos de obra en algunas partes de procesos de manufactura. “La clave está en ubicar dónde dejarle el trabajo a las máquinas y en dónde dejárselo a las personas. Donde es más pesado y repetitivo, donde hay contaminación o riesgos, ahí hay que automatizar”, aclaró.

 

Trabajar en empresas de automatización: un atractivo para jóvenes

 

Para el director del Clúster MACH trabajar en empresas de automatización supone un atractivo para jóvenes profesionistas. “Yo veo una gran cantidad de jóvenes que quieren instalar su propia empresa. ¿Dónde aprenden más a ser empresarios? ¿Donde son una maquinaria de una empresa grande o donde ellos son el motor de la maquinaria? Aquí aprenderán mucho más: aprenderán sobre administración, procesos, ventas, impuestos, atención a clientes, etc., porque existe la oportunidad de estar en varios departamentos”, detalló.

 

Además, dijo que en estas empresas se puede desarrollar profesionalmente, ya que ahí nace la creatividad y se siente la necesidad de innovar, mejorar procesos y ser mas productivo.

 

“Poner una empresa es mucho riesgo. A muchas personas se les hace fácil aventurarse a poner un negocio porque no tienen una visión completa de lo que ello implica. Por eso cuando no les sale se regresan a la maquila”, compartió.

 

IMPORTANCIA Y VENTAJA DE JUÁREZ

 

Actualmente, hay un crecimiento exponencial de la industria automotriz en el área del Bajío (Querétaro, Guadalajara, Guanajuato, San Luis Potosí), pero Cd. Juárez les lleva más de 40 años de ventaja en experiencia de automatización.

 

“Nuestros clientes en Guanajuato se quejan de la falta de proveeduría allá. Nos piden que nos instalemos allá porque no consiguen proveeduría tan especializada. Allá entregamos equipo de automatización sofisticado pero no hay quien le dé servicio ni mantenimiento a máquinas que nosotros mismos hemos inventado. Nosotros en PIMA, por ejemplo, acabamos de abrir una oficina de ventas y servicio en Silao”.

 

Además, detalló que, en cuestión de mano de obra, la de Cd. Juárez es más especializada que la de otras regiones. “Desde la escuela salen con mayor enfoque a la manufactura y allá están empezando”, dijo.

 

SECTOR EDUCATIVO Y AUTOMATIZACIÓN: UN ÁREA DE OPORTUNIDAD

 

Por último, Márquez detalló que las instituciones educativas tienen un área de oportunidad para vincular a sus estudiantes a empresas de automatización, de manera que puedan vivir la experiencia de trabajar en procesos automatizadores.

 

Para Martín Márquez, las escuelas preparan a los estudiantes para trabajar en la industria maquiladora donde hay muchas prestaciones y facilidades o comodidades con buenas remuneraciones, pero muchos son trabajos administrativos que no les permiten desarrollarse en procesos innovadores y aplican aspectos técnicos e ingenieriles. Inclusive ha tenido que traer a ingenieros de la Universidad Politécnica del Valle de México para trabajar en PIMA. La escuela los mandó a Juárez con recursos para que hagan sus prácticas en la ciudad. “Yo no he visto algo así con las universidades locales”, expresó.

 

Por último, dijo que las instituciones educativas no están familiarizadas con las empresas de automatización ni sus capacidades, pero gracias el Clúster MACH han tocado puertas e invitado para que las conocen. “Actualmente estamos en proceso de vinculación para que los de la UTCJ hagan estadía con nosotros”, finalizó.