Dentro de las estrategias que empresas han adoptado para encarar la Cuarta Revolución Industrial, la formación dual es una que ha despertado el interés de la industria. En Cd. Juárez, la empresa alemana Bosch es un ejemplo de esto, cuya estrategia de formación dual se enfoca en crear técnicos para los procesos de sus plantas. Ahora, otra empresa que se suma a esta ola de formación dual es Flex. Esta planta, en colaboración con la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, actualmente lleva un programa de formación dual único en el norte de México, que busca hacer de sus empleados interesados ingenieros profesionales. En entrevista exclusiva para Mexico Industry, los encargados de este programa, tanto de Flex como de la UACJ, compartieron las particularidades de este programa.


Inicio

El programa de formación dual de Flex surgió como una iniciativa propia de la empresa. Flex tenía la inquietud de proyectar en un futuro a personas que no tuvieran estudios universitarios para hacerlos ingenieros, por lo que decidieron acercarse a la UACJ para plantearle la propuesta de crear programas educativos hechos a la medida para la empresa.


Este programa educativo consiste en dos carreras, ingeniería en mecatrónica e  industrial e ingeniería industrial. Los estudiantes, que en total suman alrededor de 20, repartidos en dos generaciones, cursan tetramestres. Los profesores de la UACJ, en horarios preestablecidos con Flex, acuden a las plantas para impartir clases.


Aquí realizan actividades teóricas, pero principalmente prácticas. De acuerdo con José Soledad, gerente general de Flex, y Carlos Romo, director de recursos humanos, así como Jesús Andrés Hernández, el profesor de la UACJ encargado de este proyecto, el objetivo de esta formación dual es preparar a los estudiantes con los problemas específicos que enfrentan en sus respectivos trabajos. Para esto, una vez que los estudiantes terminan su tronco común, tienen que ir a la universidad para realizar prácticas en equipo especializado que solamente en la universidad hay.


Para Flex, el objetivo de este programa en formación dual no es únicamente formar ingenieros, sino formar ingenieros que sepan cómo desenvolverse en el ámbito industrial de la empresa.


Es importante aclarar que la formación académica de estos estudiantes no está a cargo únicamente de la UACJ, sino también de Flex, ya que tanto institución educativa como empresa se ponen de acuerdo para seleccionar los temas de toda la currícula que más se enfoquen en el ámbito práctico.


Particularidades de la educación dentro de la industria

Para Lorenzo García, profesor de este programa educativo, las principales diferencias que tiene este programa es la cultura educativa que existe en la planta. El profesor considera que el ambiente educativo en la planta se enfoca en la industria -su misión, visión y filosofía-, mientras que en el ámbito universitario los estudiantes tienen una cultura diferente.


Para Lorenzo García, en la industria están acostumbrados a trabajar en grupo. Esta es una desventaja cuando el alumno no ven el hecho de que tiene que haber una competencia sana entre ellos, cosa que sucede en el ámbito universitario donde el estudiante tiene una libertad para realizar su trayectoria escolar como lo elija.


“Ver y compararse contra el status quo, por ejemplo, con el mejor de una clase, los anima a aprender más. Si uno no tiene eso, es difícil comparase hacia afuera”, consideró.


Por otro lado, el tiempo en la industria es considerado como un elemento de prioridad. “En la universidad los estudiantes pueden relajarse y ‘desperdiciar’ el tiempo: platicar con otros compañeros sobre otras clases y profesores, cosas que han aprendido y proyectos. Esto es algo que cualquier estudiante debe tener. En la medida de lo posible, en Flex buscamos que los estudiantes tengan esta experiencia en los laboratorios de la universidad”, detalló.


Aun así, es importante aclarar que el enfoque educativo de la formación dual es que los profesores trabajen con problemas reales de la compañía y que las clases se impartan de forma que la teoría vista en clase esté alineada con las necesidades de la empresa. De esta manera, la empresa obtiene los beneficios de su inversión.


Necesidades ingenieriles de Flex en educación

De acuerdo con Jesús Andrés Hernández, en Flex planta norte los procesos son manuales, ya que se manufacturan arneses. Este producto requiere métodos de la ingeniería industrial, pero Flex decidió formar ingenieros en mecatrónica. La razón se debe a que la empresa desea hacer innovaciones en los métodos manuales, aplicando las herramientas de mecatrónica. “Quieren formar estudiantes que tienen un paradigma manual a un trabajo de automatización”, detalló.


Por otro lado, en Flex planta sur los procesos son muy automatizados. Sin embargo, existen costos ocultos de flujos de información y sistemas humanos que administración esta automatización, por lo que ahí se necesitan las herramientas de la ingeniería industrial para la mejora de los costos. “Por eso formaron a estos estudiantes que están más acostumbrados a la automatización a métodos más administrativos de la ingeniería industrial”, explicó.


Es importante aclarar que parte de la importancia de este modelo educativo es la oportunidad de crecimiento que implica para los estudiantes. De acuerdo con Jesús Andrés Hernández, los alumnos de este modelo en la actualidad no pueden acceder a puestos de ingeniería. “Conocen la compañía, están comprometidos con ella, pero sus niveles jerárquicos dentro de la empresa son bajos: son  técnicos, operadores. El resto no es solamente formarlos técnicamente en el manejo de metodologías, pero darles una formación de pensamiento crítico y analítico para que puedan desarrollar un puesto”, explicó.


Hernández también explicó que el perfil de estudiante de Flex es particular, ya que la mayoría están casados y tienen hijos, por lo que este modelo se ajusta a sus necesidades y tiempos. “Un estudiante con este perfil en otra institución sería vulnerable”, señaló.


Modelo de formación dual de Flex, único en el norte de México

Para Jesús Andrés Hernández, este modelo de formación dual es único en el norte de México, ya que no han encontrado un modelo parecido en alguna empresa. De acuerdo con Hernández, las principales diferencias con el modelo de formación dual de Bosch-UTCJ es que en Bosch los estudiantes entran por parte de un esquema de selección y los forman en las necesidades de la empresa.


“El programa alemán de formación dual propone que los estudiantes aprendan algunas de sus materias dentro de las compañías. Yo creo que las universidades en México ya hacen eso con el esquema de prácticas profesionales. Hasta cierto punto, no le veo mucha novedad. Lo que aquí se hace es diferente es partir de un perfil establecido por la compañía y hacer un programa ad hoc, pero con el eje de formación por el que cualquier estudiante de la UACJ tiene que pasar. Esto un híbrido entre los valores instituciones de la UACJ con la vinculación específica del perfil exacto de Flex”, recalcó.


Planes a futuro de formación dual

Actualmente, las dos generaciones de los estudiantes de Flex ya tienen dos años cursados de su programa educativo, por lo que se estima que en 2020 egresen.


Además, de acuerdo con Jesús Andrés Hernández, Flex está interesada en crear un programa de maestría también dentro de la empresa.

“Estamos en una fase incipiente todavía, pero sí hay intenciones de hacerlo”, finalizó.

 

Más información

Programa en formación dual Flex-UACJ

Número de generaciones: 2

Número de estudiantes: 20 (aprox.)

Año estimado a egresar: 2020

Planta involucrada: Flex

Programas educativos: Ingeniería en Mecatrónica e Industrial, e Ingeniería Industrial