Al ser la cuarta transformación industrial una realidad, muchas empresas buscan la manera de profesionalizar a su personal para que puedan realizar las operaciones exactas que demandan sus puestos. Una de estas maneras es la formación dual, un esquema educativo de origen alemán, el cual tiene como objetivo profesionalizar y entrenar, desde un principio, a futuros técnicos en su etapa estudiantil. Bosch planta Zaragoza es la primera planta industrial en Cd. Juárez en ofrecer este esquema educativo que, desde 2015, ha tenido resultados considerables en esta planta local.

 

Formación dual: una definición

La formación dual es un modelo educativo ampliamente difundido en Europa. Es un esquema que busca integrar a los estudiantes de manera alterna a empresas para desarrollar sus habilidades prácticas y en instituciones educativas para su formación teórica durante toda su formación educativa.

 

En el caso de Bosch, exclusivamente estudiantes de la carrera de Ingeniería en Mecatrónica de la Universidad Tecnológica de Ciudad Juárez (UTCJ) vinculan a estudiantes interesados en este programa a la empresa para que puedan formarse como técnicos, con un énfasis del 80% en la práctica dentro de la planta y un 20% en la teoría en la escuela.

 

De acuerdo con Heber Meraz, instructor máster de formación dual en Bosch, este modelo educativo tiene como objetivo preparar a los estudiantes para ingresar de manera rápida y oportuna en el ámbito laboral.

 

“De esta manera se pretende lograr un buen desempeño laboral al momento de egresar, sin que re quiera un entrenamiento adicional para iniciar u etapa productiva”, comentó Heber Meraz.

 

Ventajas para la industria

Para Heber Meraz y Zappia Vincenzo, las ventajas de implementar un modelo de formación dual en la industria son muchas: mejor y más especializada preparación de técnicos en las necesidades específicas que tienen como empresa. Esto se ha convertido en una necesidad debido a los cambios tecnológicos a nivel mundial por los que atraviesa actualmente la industria.

 

“Hoy en día las líneas de producción requieren menos operadores y más personal especializado en las nuevas tecnologías industriales, como la 4.0, robótica, digitalización y automatización”, explicó Vincenzo.

En este sentido, para empresas como Bosch la formación dual permite entrenar a sus futuros técnicos desde un principio, en lugar de esperar que las universidades egresen ingenieros que aún deberán ser entrenados para utilizar esta tecnología.

Bosch, un pionero en formación dual

 

La historia del modelo de formación dual en Bosch planta Zaragoza se remonta en 2015, año en que se tomó la decisión de implementar este modelo en la planta. “Al ser una planta de origen alemana, Bosch ha estado familiarizada con este esquema educativo y en México las plantas de Toluca y San Luis Potosí ya contaban con lo que nosotros llamamos Centros Técnicos de Formación Dual, que es donde estudiantes toman clases y aprenden”, comentó Zappia Vincenzo, coordinador del centro técnico de Bosch Zaragoza en entrevista exclusiva para Mexico Industry.

 

Para la planta, implementar este sistema fue relativamente sencillo, ya que la infraestructura y planes de estudio, además de aspectos administrativos, se planeó basándose en los modelos de otras plantas, ya que este formato está estandarizado.

 

En un principio, Bosch planteó este programa educativo a varias instituciones educativas de la localidad; sin embargo, implementar este programa implica realizar cambios en el plan de estudios de la carrera de mecatrónica y únicamente una escuela accedió a ajustarse a este modelo: la UTCJ.

 

La primera generación en formación dual constó de 25 estudiantes, los cuales ya egresaron en septiembre de 2018. De esta manera, Bosch se convirtió en la primera planta maquiladora en Cd. Juárez en emplear este esquema educativo.

 

Cabe agregar que a nivel nacional únicamente 15 empresas maquiladoras, entre las que destacan Schuler y Volkswagen, emplean estrategias de formación dual para profesionalizar a sus técnicos.

 

Formación dual, formación exigente

A pesar de que el enfoque de este modelo educativo es principalmente práctico, es exigente desde su proceso de selección.

 

El proceso de selección consiste en exámenes de matemáticas y habilidades, además de pruebas prácticas de electrónica y, por último, entrevistas personales. “Nuestro proceso es riguroso, ya que de los 200 candidatos que tenemos únicamente se quedan entre 26 y 30 por generación”, explicó Vincenzo. Es necesario primeramente ser estudiante de Mecatrónica de la UTCJ.

 

Esta carrera consiste en 8 cuatrimestres. Los instructores son ingenieros con experiencia en Bosch y se dedican exclusivamente a la educación dentro de la planta; esto con el objetivo de tener 100% de disponibilidad dentro del programa. Por cada tres estudiantes hay un instructor. En total, hay cuatro instructores en este esquema.

 

Después de tres años, los estudiantes ya trabajan en pisos de producción de la planta como técnicos superiores. Tienen opción de continuar sus estudios en la UTCJ o únicamente trabajar. La ventaja de concluir sus estudios en esta universidad es que los estudiantes egresan con dos títulos: uno con validez internacional y otro con validez nacional. Además, cuentan con un puesto de técnico en la empresa, con la posibilidad de seguir creciendo dentro de ella.

 

“Al iniciar como técnicos sus oportunidades son muchísimas, no sólo en área de procesos sino en cualquier área de ingeniería”, compartió Vincenzo.

 

El aspecto bilingüe también es importante en este esquema, ya que los estudiantes desde un principio llevan clases de inglés tanto en la universidad como en Bosch.

 

A diferencia de otros formatos como prácticas profesionales, pasantías o servicio social, la formación dual tiene una duración más larga.

 

Por último, cabe recalcar que los exámenes que se imparten en esta carrera son avalados por la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria (CAMEXA), lo que significa que el nivel de los exámenes de los aprendices en Alemania son el mismo que tienen que lograr los estudiantes mexicanos.

 

Infraestructura de primer nivel

El centro técnico donde los estudiantes toman clases es un espacio de más de 1,200 m2 dentro de la planta. Cuenta con dos laboratorios de electrónica, uno de neumática y automatización, uno de manufactura, otro de mecánica y maquinados. En el taller de maquinados hay tornos, taladros, maquinaria CNC, impresoras 3D, área de soldadura, programación de PLC y robótica.

 

Los gastos de estas instalaciones son absorbidos enteramente por Bosch. Anualmente, la planta destina una gran inversión para la formación de estos jóvenes estudiantes.

 

Lorenzo Velázquez, un testimonio notable

Lorenzo Velázquez, de 22 años, es egresado del programa de formación dual, ahora técnico  en Bosch. Originalmente, se enteró del formato educativo a través de las noticias, por lo que decidió inscribirse a la UTCJ para formar parte de la formación dual.

 

“Me gustó el programa porque sería la aplicación directa de los conocimientos que tendría en la escuela, y cuando me enteré de que aquí nos darían clases para mi fue un gran paso para el desarrollo profesional”, compartió Velázquez.

Una de las ventajas particulares que Lorenzo le ve a este modelo es que permite el desarrollo personal a la vez que el profesional. “Estudiar y trabajar al mismo tiempo era algo pesado porque tenía responsabilidades en ambos lados, pero todo eso me ayudó para formarme y ser más responsable, honesto conmigo mismo, echarle ganas, enfocarme en lo que quiero”, detalló Lorenzo.

 

Por último, recalcó que la ventaja de la formación dual en comparación con otros formatos más tradicionales es que el alumno no tiene claro cuándo podrá aplicar los conocimientos adquiridos. “Además, la educación tradicional es más teórica y el conocimiento práctico industrial que adquieren en la formación dual no se ve tan a detalle”, finalizó.

 

Más información

Empresa: Bosch planta Zaragoza Cd. Juárez

Iniciativa: Formación dual

Fecha de inicio: 2015

Generaciones egresadas: 1