Con una inversión de 500 millones de dólares, después de 25 años, Heineken inauguró una planta cervecera de 70 hectáreas en Meoqui, Chihuahua. La inauguración estuvo a cargo del director de Heineken México, Dolf van den Brink; el CEO Heineken NV, Jean Francois van Boxmeer; Sergio Rodríguez, vicepresidente de operaciones, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo; el gobernador del estado, Javier Corral; el alcalde de Meoqui, Ismael Pérez; y el director de la planta Meoqui, Eusebio Reynoso.


Esta nueva planta es la séptima de este tipo en México del grupo Cuauhtémoc Moctezuma-Heineken. Las otras seis están ubicadas en Toluca, Orizaba, Guadalajara, Tecate, Navojoa y Monterrey.


La producción esperada de la cervecera es de 600 millones de litros anuales. Contará con seis líneas de envasado, cuatro de botella, una de lata y seis de barril. La línea de lata podrá empacar hasta 120 mil latas por hora; las líneas de botella podrán envasar 39 mil botellas por hora en presentaciones retornables y no retornables. La línea de barril tendrá una capacidad de envasar 300 barriles por hora.


De acuerdo con los directivos de Heineken, la Cervecería Meoqui será la más vanguardista de las plantas en el país, debido a su compromiso de respetar el medio ambiente. Jean-François van Boxmeer, director ejecutivo, expuso que el complejo buscará aprovechar al máximo los recursos naturales del estado para dejar una huella mínima en el ambiente. Un ejemplo de esto es la cantidad de agua que se utilizará para producir cerveza: en lugar de tres litros de agua, que es el número de litros que otras cerveceras de clase mundial utilizan para producir un litro de cerveza, esta planta sólo requerirá dos. Esta cantidad implica un ahorro del 30% en el consumo de agua.


Otro ejemplo del compromiso con el medio ambiente es el uso de energía solar: los edificios del complejo contarán con vidrios fotovoltaicos. De esta manera, la planta aprovechará la energía térmica que producirá la embotelladora VICHISA, del grupo CROWN, ubicada a un lado de la planta. La producción de botellas no estará a cargo del grupo cervecero, sino por FEMSA.


La cervecera también contará con una planta de tratamiento de aguas residuales, que permitirá que se reuse agua tratada para propósitos de limpieza de las instalaciones e irrigación de espacios verdes.


En el evento, el vicepresidente de operaciones, Sergio Rodríguez, manifestó que la compañía eligió al estado de Chihuahua por las ventajas de su ubicación geográfica, la calidad del agua, las facilidades jurídicas, además de la mano de obra. Rodríguez destacó que el 90 por ciento de los empleados son originarios de Meoqui, Delicias y Chihuahua, y que gran parte del recurso humano está compuesto por mujeres: en calidad, 50% del personal son mujeres; en administración, un 40 % y en puestos altos un 30%. “Estamos muy orgullosos porque cuando nos comparamos con el resto de nuestras cervecerías en México vemos en Meoqui un gran talento que es el femenino”, expuso.


El nuevo complejo genera 300 empleos directos y 1,500 indirectos. Ahí se elaborarán todas las marcas de cervezas del grupo Cuauhtémoc Moctezuma-Heineken, para el consumo no solamente nacional sino internacional, principalmente Estados Unidos.

Retos y compromisos de la planta


En entrevista exclusiva, Eusebio Reynoso, director de la planta, comentó que hubo dos intentos previos para construir la cervecera en los terrenos en donde ahora se encuentra, pero que factores económicos externos, como la crisis de 1994 y la recesión en 2008, lo impidió. Sin embargo, el proyecto se pudo concretar.


Dos retos particulares para la planta son la producción y el uso del agua. Uno de los retos actuales es alcanzar la producción anual esperada, ya que el 90% de los empleados de la planta son nuevos y necesitan absorber la filosofía de trabajo de Heineken. Sobre las críticas al consumo excesivo del agua por parte de cerveceras, el director explicó que esto es en regiones donde la cantidad del líquido es crítica. No obstante, el agua es materia vital para la empresa, por lo que su cuidado es un compromiso que asume Heineken.


Por último, otro compromiso de la planta es apoyar la comunidad de Meoqui y municipios aledaños, a través de actividades de reforestación y acondicionamiento de parques, dependiendo de las necesidades que vean en el entorno.