Fue fundada en 2013 como empresa moral pero desde 2011 operaba como física. Se trata de Macsa Manufacturas Avanzadas Capacitaciones Servicios y Automatización (MACSA), una empresa dedicaba principalmente a proveer distintos servicios y productos a la industria maquiladora de Juárez y del mundo.


Su giro inicial fue el de consultorías. El director, el Dr. Juan Manuel Delgado, nos cuenta que en un principio Macsa ofrecía cursos en ergonomía, lean manufacturing, six sigma, entre todos relacionados a la ingeniería industrial, dirigidos a maquiladoras. Contaban con un equipo de doctores de las principales casas de estudio locales de nivel superior. En un momento vieron la oportunidad de vender maquinados. Adquirieron equipo de un taller de maquinados de otra empresa, y desde entonces han crecido.


Su catálogo de productos incluyen principalmente maquinados, holders, fixturas eléctricas para industrias arneseras, líneas de producción, equipo, herramienta y maquinaria para diferentes industrias. Sin embargo, existen otros, como mesas de acero inoxidable y herrería. Juan nos comparte que la diversidad de productos fabricados para la maquiladora es muy amplio, desde cosas muy sencillas hasta maquinas muy complejas.


El director considera que las principales ventajas que ofrecen como proveedores es calidad, tiempo de entrega y costos. “Nosotros ofrecemos robótica y máquinas completas. Nuestra función es ir a la maquiladora, hacer análisis completos de líneas de producción y ofrecer una mejoría. Por ejemplo, si la línea cuenta con 15 operadores, nosotros lo reducimos a 6“, comentó Juan.


Para este año cuentan con dos grandes proyectos en puerta. El primer es una nueva planta: Macsa Automation, una nueva división, dedicada a la automatización. Tendrá un tamaño de 1,000 m2, lo cual implica un crecimiento amplio de la planta original que es de 1,500 m2. El otro proyecto es una alianza para fabricar arneses con una maquiladora local.

Macsa también cuenta con planes de expansión. Actualmente realizan negocios en la capital del estado, por lo que el director considera expandirse hacia la ciudad de Chihuahua. Inclusive una planta en la ciudad vecina también es una meta. Juan realizó una maestría en negocios internacionales con la idea de instalar una sucursal en El Paso, Texas.


A pesar de que sus principales clientes han sido maquiladoras ubicadas en la ciudad, algunos de sus productos se han exportado a plantas de otros países, como China, India y Canadá, por medio de sus clientes. “Una satisfacción es que uno de nuestros clientes nos pide una máquina, se la manufacturamos y entregamos aquí en Juárez, pero esa máquina se exporta a su planta hermana en China o en otros países. Lo mismo sucede con otros proyectos. Varias máquinas que se diseñaron y fabricaron con nosotros ya están en varias partes del mundo “, explicó el director.


El proceso de fabricación de una máquina consta de varios pasos. Primero, Macsa visita al cliente que cuenta con una problemática, ya sea que busque economizar costos, mejor la calidad o producción de la empresa; estudian su proceso y por medio de algún diseño se les presentan varias propuestas para la aprobación de los corporativos. Una vez aprobada la propuesta, empiezan a trabajar en el diseño en el software apropiado. Después, compran materia prima local con proveedores locales, se transforma y manufacturar la materia prima para luego integrarla y liberarla.


Cabe mencionar que para Juan es importante que sus proveedores sean locales, para apoyar la economía local. El director estima que el 90% de sus proveedores son locales y que el 10% son estadounidenses, debido a que son productos y materia muy especializada.


Actualmente, la empresa se encuentra en proceso de certificación de ISO 9000, pero también cuenta con otras relacionadas a la seguridad, ergonomía, lean facturing, 5 S. Puesto que sus clientes principales son industrias maquiladoras que incorporan nueva tecnología, para Macsa es importante actualizar y capacitar a sus empleados constantemente.


Todos los empleados de la empresa son mexicanos. Para el director, el ingenio mexicano no tiene comparación. “El ingenio de los mexicanos no tiene límites, siempre encontramos la manera de solucionar las cosas de una manera práctica y rápida “, explicó.


Por último, para el director el valor principal que rige la empresa es la ética. Juan explica que siempre busca conducirse con honestidad con sus clientes, sobre todo porque la mayoría de sus clientes los han obtenido por referencia y recomendación directa. De esta manera, Juan considera que Macsa seguirá creciendo en el país, ofreciendo a la industria sus productos y servicios.