Importantes industrias de Cd. Juárez han realizado importantes estrategias para automatizar líneas de producción en sus empresas

 

Desde hace dos siglos, la automatización ha sido una constante en la industria de todo tipo. El uso y aplicación de máquinas o tecnología para realizar procesos automáticos es cada vez más común en distintos rubros. La maquiladora no es la excepción, todo lo contrario. En este ámbito es líder y ejemplo a seguir para otro tipo de empresas. Actualmente, compañías como Genpact y Aptiv llevan a cabo prácticas de automatización que implican ventajas no únicamente para aquellas que las implementan, sino para sus empleados y clientes, prácticas que podrían ayudar a otras empresas a realizar esta transición propia del siglo XXI.


APTIV: balanceando tecnología y mano de obra


Aptiv también se incorpora al siglo XXI con la automatización. De acuerdo con Claudia Jiménez, gerente de manufactura de Aptiv Planta I, la automatización es el uso de nuevas tecnologías que buscan incorporar mejoras en la utilización de la mano de obra y, al mismo tiempo, la integración de mayor especialización y conocimiento por parte del personal, lo cual implica retos, cambios y nuevas oportunidades de trabajo.


Desde hace un año en la Planta I se ha trabajado con la Tecnología de Montaje Superficial (SMT) de componentes electrónicos, la cual tiene fuerte presencia en la parte occidental del país.

Jiménez aclaró que automatizar algunas partes de la planta ha sido desafiante, ya que no estaban familiarizados con la tecnología; sin embargo, reconoció que hay buena preparación en cuestión de personal, técnicos e ingenieros para estos cambios.


La inversión en equipos automatizados ha sido alta. En promedio, Jiménez calculó que el monto de inversión en los últimos 2 años ha sido de aproximadamente unos 20 millones de dólares. Sin embargo, consideró que el monto bien vale la pena, pues permite minimizar situaciones que también suceden en otras plantas, como es el aspecto de la rotación. “En la ciudad, desde hace dos años hemos tenido un fuerte problema de rotación. Cuando tenemos este nivel de dependencia de la mano de obra y empezamos a implementar estas tecnologías, es mucho más fácil recuperar la inversión“, compartió.


Jiménez consideró que el uso de nuevas tecnologías implicó un cambio de paradigma también para los operadores, pero al igual que en Genpact, el cambio también implica mayor especialización de su parte. “Al ver ellos que llegan equipos nuevos, la primera reacción es el temor de perder sus empleos. Pero al comenzar su entrenamiento, la gente le ve las ventajas a los equipos porque tendrán que especializarse para manejarlos. En algunos casos, ven la necesidad hasta de retomar sus estudios“, destacó Jiménez.


A pesar de que en algunos casos se ha tenido que reducir el personal, en otros casos Aptiv ha movido su personal de líneas, absorbiendo así los niveles de rotación. De esta manera, el personal circula dentro de las áreas operativas de la misma empresa.


Hasta el momento, las partes que Aptiv Juárez I ha automatizado son dos: Media Modules dedicada a ensamble de módulos para la conexión de USB a los teléfonos inteligentes y FORD CD6, el cual es un híbrido entre una parte electrónica y una parte tradicional de centrales eléctricas. También, se trabaja en un proyecto nuevo para automatizar la inserción de fusibles que se comenzará a finales del 2018.


Aptiv utiliza diversas maneras para capacitar a su personal -proveedores locales, nacionales e internacionales-, pero una estrategia que utilizan es el entrenamiento cruzado. Esta capacitación consiste en que técnicos e ingenieros con mayor preparación entrenan a grupos pequeños de operadores.


Jiménez consideró que una de las consecuencias de la automatización es la inversión en capacitaciones para que operadores sean más hábiles. Por otro lado, al contar con operadores más calificados, se corre el riesgo de que al abrirse compañías con procesos similares el personal sea atractivo para ellas. El reto para la empresa es mantener un ambiente laboral en el que los trabajadores se sientan cómodos, motivados y felices de tal forma que no busquen migrar hacia otras compañías. “Si logramos mantenerlos enganchados y comprometidos con Aptiv, la gente no se irá“, finalizó.


Continental: robots y personal trabajan lado a lado


En Continental la automatización está presente a través de robots colaborativos llamados cobots. Francisco Delgado, supervisor de control, explicó que durante los últimos años han incorporado cobots en sus distintas áreas de producción con el fin de aumentar la productividad, pero también para salvaguardar la salud del empleado. “Hay tareas que comprometen los movimientos ergonómicos del empleado que pueden dañar sus articulaciones. Esas tareas se automatizan por robots más amigables que los convencionales“, comentó.

Para Delgado, los cobots no vienen a quitar los empleos del personal, sino todo lo contrario. “Para el personal, estos robots son compañeros de trabajo con posibilidades ilimitadas: tiene fuerza, no se cansa y hará tareas que ellos no podrán hacer“, aclaró. Asimismo, esta incorporación permite que los empleados adquieran nuevos conocimientos y posicionarse en otro nivel dentro de la empresa. “Hay un plan de carrera y capacitación para cada empleado de Continental, por lo que buscamos el crecimiento y desarrollo de la gente dentro de la empresa“.

En Continental, la mayoría de los procesos son semiautomatizados. De acuerdo con Delgado, son pocos los que aún son manuales y se limitan a los que debido a su complejidad, aún los tienen que realizar humanos. “En estos procesos, la máquina se surte de materia prima, pasa a través de celdas, se procesa, para luego empacarse. El empaque y la revisión final la hacen personas¨, explicó.

 

El precio de estos robots colaborativos oscila en los 31 mil dólares. En un futuro a corto plazo, Continental implementará 40 cobots en aquellas líneas donde la calidad de los productos realizados se vea comprometida.


Genpact: automatización con filosofía de ganar-ganar


Para Genpact, la automatización es una realidad innegable que desde hace cinco años ha explorado esta manera de trabajar. Comenzaron con la iniciativa “Lean Digital“ en la que buscaron mezclar los fundamentos de su empresa con la digitalización, lo cual les permitió evolucionar su manera de hacer negocios. Esto la ha hecho pasar de ser una organización de servicios a una organización proveedora de soluciones digitales.


En el caso de Latinoamérica, Genpact ha implementado bots para realizar de manera semiautomatizada tareas altamente críticas para la operación, pero son repetidas, lo cual aumenta la eficiencia y calidad de sus servicios. Un ejemplo es el proceso de facturación. Anteriormente, una persona tenía que llevar a cabo este proceso en un tiempo de 5 a 10 minutos. Ahora un bot puede hacerlo en 30 segundos.


Al mismo tiempo de la implementación de la Automatización Robótica de Procesos (Robotic Process Automatization, en inglés; RPA, por sus siglas), Genpact desarrolla a su personal de trabajo, puesto que estos bots no implican a los empleados pérdida de trabajo, sino trabajos más elevados. Una vez implementados los bots en alguna operación, se necesita gente que les dé mantenimiento, que maneje los diseño, actualice las reglas del proceso y los monitoree.


Asimismo, Genpact cuenta con procesos totalmente automatizados, realizados por inteligencia artificial. El conjunto de software llevan un componente de combinación y aprendizaje (match and learning, en inglés), que le permite crear sus propios algoritmos de toda la información que se le proporciona y tomar decisiones en función de historiales previos.

Para Genpact, la automatización es un modelo en crecimiento no solamente en ella, sino en la industria en general.

 

Más información

Aptiv

Paticia Cabrera

patricia.cabrera@aptiv.com

 

Continental

Mayra Sahagún

Mayra.sahagun@continental-corporation.com

 

Genpact

Israel Rodríguez

israel.rodriguez@genpact.com