Hace cuatro décadas, la industria en Coahuila iniciaba y las grandes compañías se comenzaban a instalar paulatinamente para detonar el desarrollo económico de la Región Sureste y motivar a emprender a quienes vieron una oportunidad.


Uno de los casos exitosos se originó en la capital coahuilense, ya que en 1979 Aluminio y Bronces de Saltillo, o como también se le conoce: Albronsa, comenzó sus operaciones y al día de hoy se ha establecido como una de las empresas saltillenses más exitosas en el ramo de la fundición.


Albronsa es una compañía que desde hace 40 años se dedica al giro de la fundición de partes de aluminio por medio de la fabricación y manufactura de componentes por dos procesos: el aluminio inyectado (fundición de alta presión) y partes de aluminio también vaciadas por gravedad. Anteriormente también se dedicaban a la fundición de bronce, como su nombre lo indica.


Vicente Berlanga Flores, fundador y propietario de Aluminio y Bronces de Saltillo, narró el recorrido al éxito de la empresa a lo largo de cuatro décadas.


“Esta compañía se fundó en Saltillo a finales de 1979 como una empresa muy pequeña en un traspatio de la casa materna. Fuimos creciendo hasta llegar a convertirnos en una planta 100% exportadora. Somos un negocio integrado verticalmente, tenemos desde el diseño de las piezas, diseño y manufactura de los moldes, fabricación y maquinado de las piezas, tratamiento térmico y acabados superficiales”, explicó.


Compartió que Albronsa actualmente cuenta con 105 empleados en su planta y que fabrican sus productos para diversos ramos de la industria, fundiendo alrededor de 100 toneladas mensuales de piezas de aluminio vaciadas e inyectadas, de las diversas aleaciones que son especificadas por sus clientes.


“Nuestro mercado va desde tractocamiones, automotriz, iluminación, en general surtimos a los mercados de todo el sector metalmecánico y nuestros clientes básicamente están en Estados Unidos, exportamos el 98% de lo producido”, detalló.


“Nuestras exportaciones todas son para Estados Unidos, algunas son virtuales, otras son físicas. Por ejemplo, a Daimler Autobuses, les facturamos a Estados Unidos pero con entregas en plantas mexicanas”, agregó. 


La calidad de la gama de productos que manejan para los clientes es una de las garantías que Albronsa cubre, ya que sus piezas de aluminio llegan incluso hasta los vehículos militares de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, uno de los ejércitos más numerosos y poderosos del mundo.


“Como son manufacturas diversas, tenemos unos productos muy importantes que son unos secadores del sistema de frenos de camiones pesados, de hecho, son para vehículos militares de Estados Unidos. Se puede decir que es un producto estrella por los requisitos que pide la pieza, es de alta seguridad, cero defectos, no te permite nada de detalles, es 100% a prueba de fugas, entre otras características”, dijo. 


MISIÓN GLOBALIZADA


La misión de Albronsa es verse como los principales proveedores de componentes de aluminio vaciada para las empresas, y siempre atender las necesidades de sus clientes, todo esto en el sentido de generar rentabilidad.


“Los retos son los que nos está poniendo actualmente la competencia global, ya no compites con México, sino con todo el mundo. Los retos son que nuestra manufactura sea competitiva para poder obtener los clientes que por las condiciones actuales de China y Estados Unidos. Nuestro reto es primero ser competitivos a nivel global, pensar en un crecimiento más automatizado”, sostuvo el propietario de la compañía saltillense.


Mencionó que afortunadamente para ellos, el giro que es la fundición de aluminio inyectada posee una gran demanda en el país, y México no tiene suficiente oferta para cubrir esa demanda, por lo que ante la necesidad de generar cada vez más producción, Albronsa tiene proyectado crecer sus operaciones en un futuro.

Albronsa es una empresa con programa IMMEX, el programa de importación y exportación, además cuenta con las certificaciones ISO9000-2015, así como AAA ante el SAT y en proceso de IATF 1949.


“Afortunadamente estamos en una ciudad donde tenemos muy buenas universidades y la preparación técnica es de muy buen nivel”, dijo sobre la calidad de la mano de obra en la Región Sureste de Coahuila (Saltillo, Ramos Arizpe y Arteaga).


Finalmente, Vicente Berlanga resaltó que en la fundición es muy común que se utilicen chatarras, pero en Albronsa no se introduce ni un gramo de materiales de chatarra, ya que todos son lingotes certificados con aleación, es decir, limpios para evitar contaminaciones.  


Además agregó que este año implementaron un sistema híbrido en donde se funde el metal con hornos a base de gas, y ya fundido se pasa a hornos eléctricos para sostenerlo e introducirlo a las maquinas, permitiendo cero generación de humo.