Daimay Automotive Interior es una compañía china establecida en el Parque Industrial FINSA de Ramos Arizpe y se dedica a la fabricación de interiores de vehículos de todo tipo.
Los principales productos que se fabrican en Daimay son viseras, donde son líderes mundiales, además de cabeceras, descansabrazos y consolas de techo, entre otros interiores de autos.


Fundada en 1989 en Shanghai, China, Daimay cuenta actualmente con alrededor de 6,000 empleados a nivel mundial, siendo 1,200 trabajadores pertenecientes a la planta de Ramos Arizpe, la cual tiene una extensión de 250,000 pies cuadrados.
“En México somos la primera planta para Daimay, tenemos centros de distribución en Silao y Baja California. A nivel mundial hay otras cuatro plantas en Shanghai y otra más en Francia”, contó Leopoldo Correa, director de operaciones de Norteamérica para Daimay Automotive Interior.


El directivo de la compañía china indicó que aproximadamente un 80% de los productos fabricados en Ramos Arizpe se exportan a Estados Unidos, mientras que un 2% se destina al mercado local y el resto va para Europa principalmente, países como Rusia, Alemania, Francia, entre otros países productores de vehículos, contando con clientes de renombre.
“Básicamente trabajamos con todas las compañías armadoras, General Motors, Ford, Fiat Chrysler Automobiles, Honda, Toyota, Nissan, BMW, Volks Wagen, entre otros”, expuso.

LLEGADA A RAMOS ARIZPE

A mediados de 2018, Daimay adquirió la empresa Motus Integrated Technologies, para iniciar sus operaciones manufactureras en el continente americano, comenzando una historia que contempla la generación de tres plantas en Ramos Arizpe.


“Esta fue una adquisición de una compañía que existía antes y era nuestra competidora: Motus, que decide vender la compañía y fue una oportunidad única para Daimay para adquirirla, además por la mano de obra capacitada, fue la locación ideal para llegar a México y a Norteamérica”, relató Leopoldo Correa.
Uno de los principales motivos para concretar la adquisición fue el capital humano que hay en el estado, así como las ventajas geográficas que ofrece la ubicación de la Región Sureste de Coahuila.


“Definitivamente mano de obra muy calificada, acostumbrada al ensamble y al ritmo automotriz, otra razón fue aprovechar la cercanía a la frontera y con las ensambladoras, son los principales factores por los que decidimos instalar nuestras siguientes plantas aquí (Ramos Arizpe)”, dijo.

CONSOLIDAN EXPANSIÓN

Recientemente se inició la construcción de una segunda planta de Daimay en Ramos Arizpe, consolidando su estancia en Coahuila y garantizando una producción mayor de interiores automotrices.


“A corto plazo estamos construyendo una segunda planta aquí en Ramos Arizpe, en FINSA, la cual va a estar enfocada en descansabrazos y cabeceras y esa planta va a arrancar en agosto de este año”, reveló el directivo de la compañía de capital de origen chino.
“A mediano o largo plazo, tenemos pensada una tercera planta, que se enfocará a fabricar consolas de techo”, agregó.
Uno de los retos a los que se ha enfrentado la industria automotriz en la actualidad es el requerimiento de los clientes, cambios a los que Daimay se ha adaptado y lo ha tomado como una oportunidad de crecimiento.


“La ventas han sido sólidas, como trabajamos básicamente con todos los vehículos, en la industria automotriz últimamente ha habido una tendencia de desaparecer los automóviles (sedan, compactos, subcompactos y hatchback) y el mercado se mueve más hacia los SUV (vehículo utilitario deportivo), pero como nosotros tenemos ambos, no resentimos mucho los cambios que hay en las tendencias”, explicó el directivo.

PRESTIGIO A NIVEL MUNDIAL

Daimay cuenta con las certificaciones requeridas por la industria automotriz,, como ISO, Q1 con Ford, City Pad, lo que les ha valido ser galardonados con premios de clientes como Subaru, Ford y GM.


En términos de sustentabilidad, Daimay es una empresa que contribuye al medio ambiente rediciendo la mayor cantidad de residuos posibles.
“Trabajamos mucho en la recuperación de materia prima, si no las podemos utilizar para el mismo proceso porque la industria o las especificaciones del mismo cliente no lo permiten así, pero tratamos de re acomodar, revender ese material para no tener que estarlo desechando”, puntualizó el director de operaciones de Norteamérica para Daimay.