Bien reza el dicho “el que no arriesga, no gana”, y Thomas Pankratz es claro ejemplo de cómo el tomar una decisión puede cambiar tu vida por completo, ya que tras años de arduo trabajo, el mudarse a México lo llevó a ser el gerente de planta de la empresa Wolverine Estampados de Coahuila.


Originario de Sudáfrica, Pankratz egresó del East London Technical College y posteriormente se desempeñó dentro de la industria de aquel país africano como matricero, pero en el año 2000, el destino le tenía una llamada.


“Fue mucha suerte, en 1999, un compañero en Sudáfrica salió de la empresa en la que trabajábamos y después de un año, me habló y me contó que trabajaba en México para Magna y buscaban matriceros con experiencia y titulados me entrevistaron vía telefónica, me mandaron un boleto de avión y así es como llegué a Puebla”, rememoró el hoy directivo.


Relató que a su arribo a México, el idioma fue lo más difícil, pero poco a poco conoció gente preparada que hablaba inglés y gracias a sus compañeros fue aprendiendo el idioma y adaptándose al estilo de vida en el país.


“En Magna estuve tres años y medio, después trabajé para Lunkomex por seis meses, más tarde me mudé a Monterrey, trabajando New Process Steel, donde estuve nueve años. Para luego trabajar en San Luis Potosí en una empresa canadiense y ahora estoy aquí en Ramos Arizpe desde 2015, laborando en Wolverine”, agregó.


A su llegada a la empresa instalada en el Parque Industrial Ramos Arizpe, Pankratz ocupó la gerencia del departamento de Herramientas y manejaba directamente un equipo de 22 trabajadores de producción, mantenimiento de troqueles y materiales, entre matriceros y maquinistas.


“Con el puesto de gerente de planta, actualmente están a mi cargo alrededor de 200 empleados, para mí lo más importante es el factor humano, si uno no tiene un buen ambiente, la gente no va a trabajar”, externó el sudafricano.


A futuro, Thomas Pankratz comentó que solamente tiene en mente aportar sus conocimientos para que Wolverine siga creciendo. “Mis planes inmediatos se enfocan en el ambiente laboral en la planta, ya después mejorar eficiencias de las prensas, el desempeño de los troqueles y a plazo largo, las metas son incrementar ventas y abrir más capacidad operativa”, indicó.