Producen piezas para la industria automotriz y de línea blanca desde hace casi una década

 

La compañía estadounidense acaba de ampliar sus instalaciones al doble de su tamaño


Wolverine Estampados de Coahuila es una empresa de origen y capital estadounidense establecida en Ramos Arizpe desde el año 2010 y que se dedica a fabricar piezas para la industria automotriz, así como la línea blanca. La compañía se inició en 1957 en Saint Josep, Michigan.


“Wolverine cuenta con tres plantas en Estados Unidos, dos en Michigan y una en Carolina del Norte, así como la de Ramos Arizpe en México, que acaba de hacer su expansión y producimos piezas de estampado de metales para la industria automotriz y para la línea blanca”, comentó José Ángel Cerda, gerente de recursos humanos de la planta coahuilense.


“Como misión tenemos el compromiso de ser líderes en la fabricación de componentes y conjuntos metálicos, proporcionar satisfacción total a los clientes a través de la mejora continua y sobrepasar las expectativas de calidad, el costo competitivo, fomentando el bienestar de los empleados y la comunidad, garantizando una retribución económica a nuestros accionistas”, añadió.



Luego de establecerse por casi una década en la región, los directivos de Wolverine llegaron a la determinación de ampliar sus instalaciones en un 100% ya que de los 76,000 pies cuadrados con los que arrancó operaciones a inicios de la década, este 2018 pasó a tener 150,000 pies cuadrados de superficie, trayendo así prensas desde Australia, lo que implicará un crecimiento de 150 trabajadores a 250 empleados próximamente.


Las piezas que se fabrican en la región sureste de Coahuila tienen como destino clientes como Whirpool, Adient, Metalsa, entre otros, y de acuerdo con José Ángel Cerda, el producto final llega a diversas partes del mundo a través de prestigiosas compañías.


“Todos nuestros productos son para empresas internacionales y terminan formando parte de compañías como VolksWagen, BMW, Mercedes Benz, General Motors, Chrysler que a su vez terminan en Estados Unidos, Europa y Asia”, explicó.


En cuanto a la actualidad y los planes a futuro, Wolverine deposita su confianza en la reciente ampliación esperando generar mayores dividendos.


“Nuestras ventas aproximadas son de 2 millones de dólares mensuales y con la expansión se espera aumentar a 2.5 mdd. Esta planta produce entre 80 y 120 piezas distintas para la industria automotriz y para la industria de línea blanca son de estampado”, detalló.


“Dicho lo anterior, el reto a corto plazo es  la instalación de dos prensas de mayor capacidad para aumentar los volúmenes, incrementar nuestra mano de obra calificada. A largo plazo uno de nuestros objetivos expandir la marca al sur y centro del país”, mencionó el gerente de recursos humanos.


Dentro de los logros como empresa, Wolverine ha sido galardonado en varias ocasiones por sus clientes.


“Hemos recibido premios de calidad de parte de Adient y Metalsa, por la entrega a tiempo inclusive en forma extraordinaria, ellos nos han reconocido su satisfacción”, resaltó.


Mientras que en las certificaciones y normas ambientales, la empresa estadounidense Wolverine está por acreditarse bajo IATF en el sistema de calidad, así como en el ISO 14000 en el la parte de seguridad y medioambiente.

 

SE FORTALECEN EN COAHUILA


El gerente de recursos humanos enumeró los factores que los llevaron a instalarse en Coahuila, resaltando primordialmente la capacidad de la mano de obra.


“Entre algunas de las ventajas de estar en la región sureste de Coahuila es la zona geográfica, estamos instalados en un lugar estratégico en el cual somos un proveedor que podemos distribuir nuestros productos de manera rápida y eficaz, además de la calidad de mano de obra que se encuentra en la zona es muy basta. Es eso principalmente, una mano de obra calificada con buena expectativa de salario competitiva, para nosotros es muy valiosa, creemos que somos una buena opción para la fuerza laboral que existe en la zona geográfica”, finalizó.