Fue hace más de tres años que la empresa surcoreana Yongsan Automotive México estableció su primera planta en Ramos Arizpe, Coahuila, la cual se dedica exclusivamente a la fabricación de cubiertas para asientos en tela, vinil y de piel.


César Ruiz, gerente de Recursos Humanos de la planta, compartió que Yongsan es una empresa del giro automotriz, y que dentro del grupo también se fabrican partes inferiores del automóvil como lo son descansabrazos, cabeceras, componentes del tablero, puertas, maletero, entre otros.


“La mayor parte de nuestra producción es acabado en tela, prácticamente un 80%, el resto es en vinil y en piel”, señaló el gerente en entrevista para México Industry.

Además, explicó que a nivel global, la firma cuenta con nueve plantas: cuatro en Corea del Sur, tres en China, una en India y la novena localizada en Ramos Arizpe, Coahuila, en la que laboran más de 400 empleados.


Sobre el producto, informó que los asientos fabricados fungen como proveeduría Tier 2 de la armadora coreana KIA Motors, ubicada en Pesquería, Nuevo León, y que la producción anual de esta factoría supera las 420,000 unidades.


“Por el momento nuestro principal cliente será KIA México, sin embargo, en la siguiente etapa de desarrollo iremos con KIA Estados Unidos para después extendernos hasta Brasil; la idea principal es convertirnos en el proveedor de KIA en América”, detalló.


Informó que la mayoría de sus insumos son provenientes de Corea del Sur, sin embargo, Yongsan Automotive se encuentra en el proceso de localización de proveeduría nacional, ya que aproximadamente sólo un 10% de los actuales insumos los provee México.


Por otra parte, detalló el proceso de manufactura, dentro del que se emplean distintas técnicas que van desde lo manual hasta lo tecnológico:

“Primeramente tenemos el arribo de material y su inspección, de ahí pasa a un primer almacén, después al área de corte”. Una vez que se localizan los tres tipos de material en el área de corte, se ingresan a diseño mediante computadora, en donde después obtienen el patrón ya cortado y se abastece a las líneas de costura. Las líneas de costura se diferencian según el material que se trabaje: textil, vinil o piel; junto con otros accesorios tales como retenedores o piezas que van unidas al material, y que a su vez pasan por una primera etapa a la que llama ‘sub ensamblaje’. En esta primera etapa, las piezas combinadas se fabrican para después ingresar a la línea final: ensamblaje, que es la línea de costura, en donde se trabaja todo el proceso para obtener un resultado final.


Debido a que el trabajo realizado en dicha factoría es de labor manual, es imprescindible el contar con trabajadores calificados en el ámbito, característica en la que el Estado destaca, puesto que, como lo informa Ruiz Leza: “una de las principales características de la región es la fuerte experiencia laboral con la que cuenta”.


Asimismo, indicó que a mediano plazo se tiene proyectado que la planta de Ramos Arizpe expanda su catálogo de producción, y en él se incluirán viseras, descansabrazos y cabeceras.


En términos de sustentabilidad, Ruiz Leza informó que por el momento Yongsan se encuentra estrictamente apegado a regulaciones federales, estatales y municipales, puesto que hacer respetar dichas reglas, es parte del compromiso que tiene la empresa.


“Trabajamos muy de la mano con las instituciones, no solamente con las de medio ambiente, sino también estamos en contacto con protección civil y con la Secretaría del Trabajo”.


Finalmente, aseguró que, aunque por el momento Yongsan Automotive se encuentra en su etapa de desarrollo, los pilares que se encuentran cimentando serán la base para crear una sólida relación con el Estado y con la industria automotriz en México.