En México las variaciones de voltaje son muy fuertes, debido a varios factores que influyen en estos cambios, como la infraestructura, el clima, la flora y fauna, por esto en los años cincuenta si algún aparato recurrente de energía tronaba a causa de estas variaciones generaba grandes gastos para empresas y personas; Walter Koblenz, fundador y dueño de Koblenz decidió lanzar los primeros reguladores en el país para evitar pérdidas monetarias.


Con 5 líneas de división de productos están lanzando una sexta, tienen la certificación ISO 9001 y laboratorios certificados, hay productos que maquilan y otros que importan. Actualmente, cuentan con tres diferentes plantas: una ubicada en la Ciudad de México, donde fabrican todo lo industrial de la filial Masisa como lavapisos, pulidoras, hidrolavadoras, además ahí está el Centro de Capacitación; luego la planta “Del Trébol”, como se le conoce donde se fabrican aspiradoras; y por último la planta que se encuentra en Cuautitlán Izcalli en donde se hacen los reguladores, no breaks, supresores, lavadoras y estufas.


Jaime Martínez, gerente de mercadotecnia energía comentó que de acuerdo a información de la Asociación Nacional de Fabricantes y Distribuidores poseen el 47% del mercado, lo que los hace líderes indiscutibles en el sector y con el 64% del retail.

Los productos de Koblenz que se fabrican y comercializan en México tienen un ramo de voltaje entre 110 y 145 volts, para evitar que algún aparato se queme o no funcione al total de su capacidad.


“Los reguladores se conforman prácticamente de dos partes: una es una bobina, donde un cable envuelve a la bobina a un transformador que es lo que va a regular el voltaje y una tarjeta transmisora que nosotros programamos para poder regular a cierto rango y la segunda un transformador para regular el voltaje; y lo que pasa es que si llegase a haber una variación en el voltaje lo que el regulador hará es que si está en bajo voltaje lo va a subir a un rango permitido y si está en alto lo va a bajar”, explicó el gerente de mercadotecnia.


El ingeniero Jesús Rosillo explicó que dentro de la planta se encuentra la producción de reguladores y no breaks, el área de diseño de electrónica donde se han aportado proyectos para línea blanca. Explicó: “El proceso de los reguladores es muy completo, desde que entra la lámina la cortamos, la troquelamos; la pintamos y después se manda a ensamble, contamos con áreas de arneses, cableado y donde ensamblamos los circuitos y los transformadores, ya para finalizar los mandamos al área donde se ensamblan todas las partes para que quede listo el regulador”.  


Jaime Martínez resaltó que en Koblenz manejan polizas de seguro: “Si es un equipo conectado en óptimas condiciones y se llega a dañar un producto, pueden comunicarse al Centro de Servicio, donde evalúan todo y nosotros tenemos una poliza para reparar el equipo hasta por 25 mil dólares y tenemos hasta 7 años de garantía”.

Su distribución es internamente y exportan a diferentes países como Estados Unidos, Canadá, Turquía, España, Portugal, Noruega, Finlandia, entre otros.