En los últimos años, el flujo aéreo se ha incrementado significativamente al ser un medio de transporte atractivo para el traslado de personas y mercancías, con ventajas como menores tiempos de traslados y baja probabilidad de accidentes.

 

Ante el creciente mercado de este medio de transporte, la demanda de los aviones ha detonado de igual forma, por lo que actualmente, los fabricantes tienen listas de espera para sus clientes y que en ocasiones puede tomar años.

 

En 2015, el valor de la producción mundial del sector aeroespacial ascendió a 582.6 mil millones de dólares. Norteamérica (incluyendo México) sigue siendo la región con más participación, con el 51.1% de total; seguido de Europa, con el 31.02%; y Asia-Pacifico, con 13.93%. Estas tres regiones concentran el 96.05% de la producción mundial.

 

La industria aeroespacial en México ha mostrado un importante dinamismo durante los últimos años, tanto las exportaciones, como otras variables relevantes de empleo, inversión y producto interno, muestran tasas de crecimiento por arriba del promedio al resto de la industria manufacturera.

 

El sector aeroespacial ha recibido 2,860 millones de dólares por concepto de IED, durante los últimos 10 años, de los cuales, el 85% ha sido para la fabricación de equipo aeroespacial y el 15% para las actividades de mantenimiento y reparación.

 

Hay empresas aeroespaciales con antecedentes de operación en México por más de 20 años, es a partir del 2005 que esta industria comienza a despuntar, principalmente por la llegada de compañías fabricantes de aviones, conocidas como de equipo original, así como compañías proveedoras de primer nivel líderes a nivel mundial que encontraron en México las condiciones para invertir y mantener los altos estándares de seguridad y calidad, ofreciendo ventajas que lo hacen atractivo para la inversión en manufactura aeroespacial.

 

El 80% de las empresas aeronáuticas instaladas en México se dedican a la manufactura. Los mayores productos son hélices, rotores, trenes de aterrizaje, aspas giratorias, partes para aviones y helicópteros, y refacciones para ambos tipos de aeronaves.

 

 

Enrique Maldonado Cervantes, supply chain development en la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (FEMIA), expresó que el organismo cuenta con 104 miembros que participan en la manufactura y transportación del producto y representan alrededor del 80% de exportación en el país.

 

“La industria aeroespacial está creciendo dos digitos anualmente, nuestro objetivo es mantener esas cifras y la FEMIA fortalece la cadena de valor para que más compañías puedan participar y que las empresas mexicanas de este sector sean más competitivas. Con la nueva tendencia de la aeronáutica se requieren empresas dedicadas a la forja”, explicó.

 

Cervantes refirió que para integrarse a las cadenas de valor, las empresas mexicanas necesitan tener voluntad de participar y estar certificadas en la normatividad del sector aeroespacial.

 

 

Industria 4.0 y el sector aeroespacial

 

Con la implementación de la Industria 4.0, el sector aeroespacial permite la generación de modelos digitales integrales, que pueden ser utilizados para hacer pruebas e identificar debilidades bajo condiciones de presión, como por ejemplo corrosión, lo que permite hacer las rectificaciones pertinentes de ser necesario antes de invertir en prototipos. Si este proceso es utilizado en un avión de 300 millones de dólares, se puede ahorrar como mínimo esa misma cantidad eliminando la necesidad de fabricar prototipos para las pruebas.

 

Las empresas extranjeras ya están invirtiendo en prácticas de Industria 4.0 en México.

 

En enero, la multinacional estadounidense Honeywell abrió un nuevo centro de I&D en Ciudad de México, para desarrollar soluciones tecnológicas para las industrias aeroespacial y automotriz.

 

Proyecciones a 2020

 

Las exportaciones del sector aeroespacial mexicano alcanzaron los 5.463 mil millones de dólares en 2013. Según estimaciones del “Programa Estratégico de la Industria Aeroespacial 2010-2020”, coordinado por la Secretaría de Economía (SE), se espera que la industria tenga exportaciones de 12 mil 267 millones de dólares para 2020, con un crecimiento medio anual de 14%.

 

Para 2020, la lista de los diez mayores productores de la industria aeroespacial serán Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Canadá, Japón, China, Rusia, Italia y México.

 

Las compañías del sector que había en 2016 eran 320 y para el 2020 se espera existan entre 450 y 500. En 2006 habían solo 109 empresas.

 

Eugenio Marín, coordinador TechBA Aeroespacial, comentó que las empresas mexicanas de manufactura tienen una oportunidad de desarrollarse en la industria aeroespacial, “no solamente por la demanda de mercado que existe, sino que las capacidades técnicas de esos nichos son cosas en lo que las empresas manufactureras tienen bastante experiencia trabajando para otras industrias”.

 

Marín recomendó a las empresas expandir los horizontes y “cambiar un poquito la brújula” hacia un nicho o sector con mayor valor agregado como el aeroespacial.

 

“Ni la industria automotriz ha crecido a la velocidad de doble dígito de crecieminto anual en los últimos 10 años. Se está buscando que en 2020 se logren 12 mil millones de dolares de exportaciones, que es 40% más de lo que se está exportando el día de hoy de productos aeronáuticos manufacturados en México”, agregó Marín.

 

Por otra parte, Rodolfo Martínez Vilchis, general manager en Indumet Aeroespace, enfatizó en que en el Estado de México se necesita impulsar más el crecimiento de esta industria ya que cerca del 80% de las empresas aeroespaciales instaladas en México se encuentran en cinco Estados: Baja California, Sonora, Querétaro, Chihuahua y Nuevo León.

 

“En el Estado de México se cuenta con las capacidades tecnológicas para desarrollar proyectos aeroespaciales. Necesitamos apoyar el desarrollo del sector con la llegada de nuevas inversiones de empresas internacionales o nacionales ya que al día de hoy, contando los Centros de Investigación y Desarrollo, somo aproximadamente 20 o 30 empresas aeroespaciales en la entidad”, finalizó Martínez Vilchis.

 

Indumet es la primera empresa mexicana que suministra partes directas para aviones de Bombardier, trabajan para Safrán y empresas españolas. Sus productos van en turbinas de avión, son Tier 2 de Boeing y están en desarrollo de nuevos proyectos.

 

Un informe de ProMéxico indica que el sector aeroespacial mexicano está formado por empresas dedicadas a la manufactura, mantenimiento / reparación / revisión (maintenance / repair / overhaul –MRO– por sus siglas en inglés), ingeniería, diseño y otros servicios tales como aerolíneas, laboratorios especializados de pruebas y centros de capacitación, entre otros, de aeronaves de militares y comerciales.

 

En un primer vistazo, la industria aeroespacial tiene muchos puntos en común con el sector automotriz: ambos se basan en una cadena de montaje de piezas para dar como resultado un vehículo (terrestre o aéreo), con el añadido extra de que muchas de estas piezas son de alto tonelaje o sobredimensionadas.

 

CONTACTO

FUMEC

Eugenio Marín

Eugenio.marin@techba.org

http://www.fumec.org