En México, la seguridad industrial es un tema que cada vez toma más importancia para las empresas manufactureras. De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social, en promedio hay tres muertes al día, y cerca de 70 lesiones a nivel nacional.

 

Ante este escenario, la industria mexicana ha puesto en marcha distintos programas de capacitación dentro de sus plantas. La compañía japonesa, Omron, con presencia en México en los estados de Nuevo León, Guanajuato y Ciudad de México, expuso que el 93% de las máquinas en fábricas tradicionales son inseguras.

 

Alejandro Perea, especialista de seguridad para servicios en la industria en Omron México, comentó que una planta manufacturera preocupada por la seguridad debe contar con sensores de medición, presión, sistemas de control de máquinas, robots para procesos automatizados, y sistemas de visión. “En Omron tenemos un lema, “si tu máquina es segura, tu empresa es exitosa”. Es necesario realizar análisis de riesgo de las máquinas que serán operadas por capital humano, y evaluar los peligros para colocar los aditamentos necesarios”.

 

La seguridad industrial no debe considerarse como un conjunto de preceptos totalmente consolidados, porque estos han de evolucionar tal como lo hacen las aplicaciones tecnológicas. El avance científico produce invenciones tecnológicas que pueden materializarse en nuevos productos y servicios industriales.

 

Ello implica nuevos procesos de fabricación, nuevos tipos de instalaciones industriales, y así mismo nuevos productos o servicios que se ponen a disposición del consumidor, entendido este en un sentido amplio, de población que no tiene por qué tener conocimientos sobre la materia relacionada con dicho producto.

 

Por su parte, Dora Peña, ingeniera de aplicaciones para seguridad personal en 3M México, expresó que en la industria, el equipo de seguridad aparte de proteger al trabajador, le brinda tranquilidad, y esa tranquilidad lo hace más productivo, lo que se vuelve un ganar-ganar, pues proteges al colaborador y vuelves eficiente a tu empresa.  

 

Honestamente creo que hay muchas cosas por hacer, nosotros como 3M participamos en los subcomités normativos, y hay muchas normas que están en desarrollo y otras que están en consulta actualmente y considero que todavía hay muchas cosas que se pueden ejecutar a través de la normativa que es la que nos ayuda a regular el tema del uso del equipo de protección personal en las plantas manufactureras, como son especificaciones sobre el tipo de equipo, las condiciones en el puesto de trabajo para cada tipo de riesgo, etc. La enfermedad laboral número dos es el auditivo, la hipoacusia donde se reportan aproximadamente 1,350 casos anuales a nivel nacional. La primera está relacionada a temas de la espalda”, agregó Peña.

 

Para las instalaciones y procesos industriales, y en particular para los llamados Accidentes Graves o Mayores, el método determinista basado en la identificación de peligros y su evitación mediante medidas de protección no es en general posible, y la aproximación se impone. En este caso aparece la palabra riesgo en su sentido conceptual más puro, como el resultado de multiplicar un daño identificado por la probabilidad de que dicho daño acaezca.

 

Javier Subirain, gerente de ventas para cono sur de DuPont™ Personal Protection, expresó que definitivamente contar con una buena política de seguridad industrial hace que la empresa se preocupe mucho más por el empleado que está trabajando en sus actividades diarias. “Me parece que no hay nada más noble que saber que uno está tomando todas las medidas necesarias para que la persona pueda desarrollar su labor y volver a su casa sano y salvo a reencontrarse con su familia, entonces es muy importante, y parte de eso es contar con la información necesaria de como los productos deben ser utilizados y cuales son las novedades que las empresas tienen para mostrar, eso es realmente clave para que una persona siendo higienista o responsable de higiene y seguridad pueda desempeñar su labor de manera adecuada”.

 

La búsqueda de seguridad es una lógica aspiración humana, pero un planteamiento extralimitado que exigiera la seguridad absoluta provocaría la parálisis de la sociedad, pues ni a los transportes, ni a la electricidad, ni a los productos químicos se les puede exigir un riesgo cero.

 

Levi Silva, gerente de ventas regional de DuPont™ Personal Protection en Dupont, dijo que: “Lo que vemos es que las grandes empresas se preocupan mucho por su imagen y normalmente van a tratar que los accidentes sean 0 o cercano a 0 sea con un cambio en el proceso de producción, con uso de EPPs, sobre dimensionados, etc, cuando empiezas a hablar de marcas menos conocidas o maquilas, muchas veces no se tiene tanta preocupación, pero cada vez más, esas maquilas quiebran, entonces a lo largo del tiempo, esas empresas maduras normalmente se preocupan mucho por su imagen, no quieren asociarse con su empresa que tiene mucho riesgo, accidentes, que no sea una empresa realmente líder de mercado. Realmente la imagen de la empresa, la motivación de los empleados, su papel en la sociedad, el costo de accidente que había mencionado está incrementando, muchas empresas empiezan a poner ahí el costo del accidente. Las empresas maduras ya lo tienen bajo control o trabaja  ahí, lo que hace falta y está creciendo cada vez más, principalmente en Latam son esas marcas conocidas que se dan cuenta que para llegar ahí también necesitan cambiar sus procesos”.