Actualmente, 5,000 japoneses viven en la región conformada por Guanajuato, Aguascalientes, Querétaro y San Luis Potosí, y el número va en aumento.


 


Tan solo en Guanajuato residen 2,000 japoneses: 800 en el municipio de León, 600 en Irapuato y el resto en otras zonas del Estado, destacó el primer cónsul de Japón en León, Kayoko Furukawa.


 


Japón es el principal socio comercial de Guanajuato y desde hace seis años aproximadamente, el número de japoneses que han llegado al Estado experimenta un crecimiento derivado de la instalación de empresas niponas en la región, principalmente pertenecientes al sector automotriz.


 


En Guanajuato se registran 114 compañías japonesas instaladas, con una inversión superior a los 6,000 millones de dólares, las cuales generan más de 43,000 empleos en 13 municipios, de acuerdo con datos del Gobierno de Guanajuato.


 


“Al mes, tenemos una o dos empresas que realizan la apertura de sus nuevas plantas en el Bajío, esta tendencia de incrementar el número de compañías y de habitantes japoneses seguirá en el 2019”, sostuvo Kayoko Furukawa.


 


ARMADORAS IMPULSAN EL CRECIMIENTO


 


La llegada de las compañías japonesas Honda, Mazda y Toyota a Guanajuato detonó el arribo de sus empresas proveedoras y la conformación de una cadena de proveeduría en diversos sectores, además del aumento de más habitantes provenientes de Japón.


 


• Honda está instalada en el municipio de Celaya. Inició operaciones en el 2014 y tiene una capacidad de producción de 200,000 vehículos al año. En su complejo ensambla los vehículos Honda Fit y Honda HR-V.


 


• Mazda tiene su planta de producción en Salamanca. Aquí, fabrica sus modelos Mazda 2 y Mazda 3, y tiene la capacidad de producir 230,000 automóviles anualmente.


 


• Toyota inició la construcción de su planta en Apaseo el Grande en 2016. Se prevé que inicie las operaciones de su planta en 2019. En esta planta automotriz ensamblarán la camioneta Tacoma.


 


INTERCAMBIO SOCIAL


 


El intercambio cultural entre Japón y Guanajuato no solo ha sido en temas económicos, también en el ámbito cultural.


 


Para facilitar la estadía a la comunidad japonesa, hoteles, restaurantes, escuelas, bancos y hospitales, entre otros, han adaptado sus servicios para atender a esta creciente población de la sociedad.


 


Por ejemplo, a inicios del 2015 se instaló el consulado general japonés en la ciudad de León y en marzo del 2016 se llevó a cabo la apertura del Banco de Tokyo-Mitsubishi para atender las necesidades de la población nipona que vive en los estados de Guanajuato, Aguascalientes, Querétaro, San Luis Potosí, Jalisco, Aguascalientes y Zacatecas.