Con una inversión de 34 millones de dólares en la primera etapa y la generación  de 118 empleos directos, la empresa japonesa NSK Warner México inició las operaciones de su nueva planta ubicada en Guanajuato Puerto Interior.

 

Esta fábrica está dedicada a la producción de embragues para el sector automotriz y surge como una inversión que responde a las necesidades de la industria, pues la primera, que fue NSK Bearings, está encargada de elaborar rodamientos y se complementa con esta segunda inversión.

 

Al respecto, Sakae Kuwashiro, presidente de NSK-Warner KK,  comentó que esta será una planta de producción de primer nivel en América del Norte, por lo que, tras dos años de proyectar esta inversión, se contribuirá con el desarrollo económico de Silao y del estado de Guanajuato.

 

“Agrademos al Gobernador su apoyo y a todos los funcionarios que estuvieron involucrados. Somos productores de embragues de automóviles y aplicaciones de trasmisiones automáticas, tenemos una gran influencia entre nuestros clientes porque contamos con tecnología de punta”, añadió.

 

Asimismo, Shigeyuki Suzuki, presidente ejecutivo de NSK Ltd, comentó que con estas empresas se complementa la proveeduría y la cadena de suministro para la industria automotriz y dijo confiar en que la respuesta de sus clientes será favorable.

 

NSK se fundó en 1916 como una de las primeras compañías de manufactura de transmisiones, es una de las empresas más grandes de manufactura de este tipo en Japón y es un gran competidor a nivel mundial. Además, es proveedor de un gran número de productos a empresas automotrices de la región.

 

La planta instalada en México es la más nueva de la familia NSK Warner, se instaló como respuesta a la demanda creciente de autopartes en el país y para poder incrementar la satisfacción de los clientes a través de la competitividad en precios.

 

NSK Warner utilizará equipo de última tecnología operado por especialistas de Guanajuato para mantener las expectativas y exigencias de los clientes a nivel internacional.

 

La fábrica inició operaciones en julio de 2017 y se esperan ventas anuales por 120 millones de dólares en todas sus líneas de producción.

 

Además, dio a conocer que México tiene una relación cercana con Japón, la cual comenzó en 1909 y que gracias a las alianzas económicas que se formularon en el 2005, la relación económica con Japón se ha incrementado.

 

En México, NSK cuenta con plantas en Irapuato, Guadalajara, Ciudad Juárez, San Luis Potosí y Ramos Arizpe y cuentan con clientes como Honda y Toyota.

 

Esta compañía fabrica productos tanto para vehículos de combustión de gasolina como para los híbridos.

 

Martin Fischer, presidente y gerente general de BorgWarner, puntualizó que es  importante establecer alianzas estratégicas con la única finalidad de favorecer el mercado y a los clientes potenciales.

 

Por ello, refrendó el compromiso y colaboración de BorgWarner como principal socio de NSK.

 

“Con este nuevo equipo de NSK Warner estoy seguro que trabajaremos arduamente y de la mano por muchos años más para mejorar el producto y ampliar nuestra línea de clientes”, comentó.

 

Kayako Furukawa, primer cónsul del Japón en México, reiteró su agradecimiento al Gobierno de Guanajuato por ayuda y atención a las empresas japonesas.

 

“Hoy en día, muchos japoneses que viven aquí disfrutan del ambiente tranquilo y se sienten muy integrados en Guanajuato, gracias a la calurosa atención de la comunidad y autoridades mexicanas”, finalizó.