Contar con una estrategia de sustentabilidad brinda a las empresas una ventaja competitiva. 


La industria manufacturera y maquiladora en Jalisco se está concientizando en favor de políticas sustentables y medioambientales que protejan su entorno. Y es que una estrategia de sustentabilidad da a las empresas un valor agregado y crea una ventaja competitiva.


Las organizaciones que implementan alguna estrategia de sustentabilidad no solo benefician la preservación del medioambiente, también se ven favorecidas con un incremento de la eficiencia, reducción de los costos y en el posicionamiento de la imagen de la compañía.


Juan Alberto Porras Brambila, presidente de la Cámara Regional de la Industria de Transformación del Estado de Jalisco (Careintra), detalló a Mexico Industry cómo esta Asociación fomenta que todos sus socios cuiden el ecosistema.


“Careintra es la única Cámara que está ambientalmente certificada, estamos en la fase dos de certificación, dentro de Cámara hay una comisión de desarrollo sustentable, que es la encargada de asesorar a las empresas en todos y cada uno de sus procesos, para buscar disminuir el impacto ambiental y cumplir con toda la normativa, los que quieren ir más allá, buscar estas certificaciones”, detalló el dirigente industrial.


La Comisión –dijo- está integrada por un grupo de consultores de Careintra, que le da asesoría a todos sus afiliados, en temas de normatividad y cumplimiento de leyes en términos de medioambiente. Entre las empresas que asesora se encuentran Romo Plastik, Casther, Evans y Beccar, entre otras.


De acuerdo con el presidente, para que las acciones medioambientales sean efectivas es necesario trabajar en conjunto con universidades y Gobierno.


“Lo que estamos haciendo, en primer término, es actuar de manera directa con el Gobierno, porque así se puede lograr evitar el daño ambiental, si podemos establecer políticas entre Gobierno e industria vamos a disminuir los daños ecológicos por una mala práctica de la industria del Gobierno, lo importante es atender a esa parte. Actuar primero y comunicar después”, dijo Porras Brambila.


Además, el empresario destacó que actualmente en los vertederos del Estado es raro encontrar residuos postindustriales, esto se debe al tratamiento de los mismos.


“Si tú buscas en el relleno sanitario residuos comerciales o industriales, no los vas a encontrar, todas las empresas que se dedican a recolectar los residuos de la industria a veces tienen procesos sofisticados para poder revalorizarlos, o disponerlos de una manera ya con un tratamiento adecuado para que sean dispuestos, hay cosas que son imposibles de reciclar, pero en el peor de los casos se puede buscar una neutralización de los materiales o se pueden utilizar en un incinerador para generar energía y sería el último paso para un reciclaje”, detalló. 


Porras aconsejó a los industriales que los residuos que no se puedan reciclar incinerarlos para generar energía.


“En la industria tenemos dos criterios para saber si un material puede ser reciclable o no: número uno que sea técnicamente reciclable, que los procesos y las aplicaciones te puedan generar un residuo nuevo; la otra, que sea económicamente viable, a qué nos referimos, si nosotros vamos a reciclar y lo que se recicla es más caro que un material virgen, obviamente no es un reciclaje, tenemos que buscar los mercados que permitan esa revalorización y sea atractivo”, explicó.


“Todo aquello que de alguna manera no se pueda reciclar es susceptible de usarse en un horno de plasma que no te genera más que cinco por ciento de cenizas y nada de emisiones a la atmósfera, estos hornos tienen gran tecnología que genera energía eléctrica”.


PASOS PARA CONVERTIRSE INDUSTRIA VERDE


El investigador Bernardo Gudiño Guzmán, del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingeniería, del departamento de química y especializado en el área de electroquímica analítica, recomendó a los industriales que quieran ser sustentables realizar el estudio CRETIB (Corrosivo, Reactivo, Explosivo, Tóxico, Inflamable y Biológicos Infecciosos).


“Por norma oficial, lo primero que se tiene que hacer es saber si se tiene peligrosidad o no, se hace un estudio que se llama CRETIB para comprobar si los residuos que se están generando deben tener una disposición especial o se pueden tratar de una forma simple, en el caso de que no sean peligrosos”, detalló.


Gudiño Guzmán consideró que en Jalisco ya hay más empresas que se preocupan por el tratamiento de sus residuos gracias a las normas medioambientales, pero aún no son la mayoría.


“En el caso de Jalisco hay muchas empresas que se dedican a la recolección y tratamiento de residuos, la mayoría de las empresas cumplen con los requisitos porque se los exige la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (SEMADET) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), pero hay algunas empresas que no lo hacen”.


El manejo de los residuos depende del sector al que se dedique la industria, en investigaciones recientes del doctor Bernardo Gudiño se ha logrado separar plomo de lodos de plantas de tratamiento gracias a electrodos.


“Mi área es la electroquímica, estamos buscando que los lodos que salen de las plantas de tratamiento -que normalmente tienen metales pesados y se consideran materiales peligrosos- en vez de confinarlos como lodos que son volúmenes gigantescos, estos lodos los disolvamos y les demos una consistencia de suspensiones; con electrodos gigantes aplicamos un campo eléctrico para que los metales que están en el lodo migren a los electrodos y esos metales se reducen hasta el metal y podemos incluso reciclarlos totalmente, por ejemplo, el plomo. Ya vemos que sí funciona, queremos hacerlo más eficiente y después escalarlo”, acotó.


GOBIERNO INVOLUCRADO


Por su parte, el Gobierno del estado de Jalisco, a través de Bernardo Pulido Valdés, coordinador general de Sustentabilidad del Sector Productivo, está involucrado junto con las empresas para que se contaminen menos y se tenga un ecosistema más limpio.


“La exigencia de nuestros tiempos es que sea de forma sustentable, porque ecología, es economía y viceversa, no quiere decir que las prácticas sustentables van a mermar el desarrollo económico o los empleos, al contrario, tiene que ir incorporado. Los ahorros que se den van a generar más riqueza y de esa forma se tienen que generar de ahora en adelante”, señaló Pulido.


Reflexionó sobre que si todos pensamos de una manera sustentable, heredaremos a las próximas generaciones un mundo menos contaminado y con un promedio mayor de existencia del planeta y sus seres vivos, incluyendo los humanos.


“Me gustaría que todos nosotros, en todos los niveles, empresa, institución y de manera personal, se maravillaran tanto como yo me he maravillado del concepto de sustentabilidad, que es asegurar la supervivencia actual de nuestra generación, sin dañar la de las generaciones futuras, ese concepto es fascinante porque se centra en el ser humano. Creo que si cuidamos el medioambiente, lo estamos haciendo para nuestras familias y en conjunto, la exigencia es muy grande y tiene que ser día a día”, finalizó.