La evolución de esta industria ha marcado un crecimiento en la manufactura electrónica de la región

 

La relación entre la manufactura electrónica y la industria automotriz se hace cada vez más cercana, gracias al dinamismo económico que imprime la llegada de empresas multinacionales al país, ya que al mismo tiempo que genera empleos, transfiere tecnología y atrae inversiones.

 

Acorde a un estudio elaborado por especialistas de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAM), la concentración y crecimiento de la industria automotriz ha tenido un desempeño importante en el impulso del sector manufacturero donde se asiente, tanto por su aportación al PIB estatal como por la generación de empleos.

 

“El sector automotriz es uno de los más importantes y de los que ha generado un mayor crecimiento en los últimos años. Es un mercado estable, que nos ayuda a poder hacer planes y estrategias para poder crecer y cubrir los requerimientos de la industria”, dijo Daniel Esparza Madrigal, director regional de compras globales de Flex.

 

El directivo comentó que México es el séptimo productor de vehículos a nivel global. “Estamos representando 3.4 millones de automóviles al año. Somos además, el cuarto productor de vehículos ligeros con más de 2.8 millones y el sexto productor de vehículos pesados”, agregó.

 

“La manufactura electrónica se ha estado haciendo más dispersa en territorio nacional por el crecimiento del sector automotriz. Por ello, hay muchas empresas que se dedican a electrónica automotriz en ciudades que uno ni se imagina. Las zonas geográficas donde el ensamble electrónico es más fuerte es Jalisco, Ciudad Juárez, Reynosa, Matamoros, Monterrey, Mexicali, Tijuana, Querétaro, Puebla, Tlaxcala y Zacatecas”, compartió Iván Romo, presidente de la SMTA México.

 

Jalisco, zona de interés

 

La cercanía de Jalisco con la zona de El Bajío, con presencia importante de plantas armadoras, potencian el interés de empresas proveedoras Tier 1 y 2 por instalarse en esta entidad. A ello se suma la cercanía con el puerto de Manzanillo, uno de los más importantes del país. Estas características han sido explotadas por el Gobierno, que junto con la iniciativa privada, ha logrado atraer inversiones que consolidan a Jalisco como un jugador importante del corredor automotriz.

 

Una de las principales razones para que gran cantidad [M1] de empresas proveedoras de la industria automotriz a nivel mundial tengan plantas de producción en México es la calidad de la mano de obra.

 

En recientes años, gran parte del ecosistema industrial de la región occidente ha procurado subirse a la cuarta revolución industrial, también llamada industria 4.0. Luis Aguirre Lang, presidente electo de Index Nacional, compartió en entrevista que la automatización de procesos es una oportunidad para especializar al recurso humano, capacitándolos y haciendo a la región más atractiva para las empresas.

 

A escala nacional, el sector automotriz genera más de 800 mil empleos, mientras que a nivel Jalisco esta cifra asciende a 23 mil, según [M2] datos del Clúster Automotriz del Estado de Jalisco.

 

Alexandro Burgueño, director del Clúster, informó que en los primeros 8 meses del 2017, la industria automotriz de Jalisco generó exportaciones por 5 mil 447 millones de dólares, lo cual representa el 6.11 por ciento de las exportaciones totales del país. En esta cifra se incluyen las empresas que se dedican al diseño y fabricación de elementos electrónicos de los vehículos.

 

El automóvil del futuro

 

Gracias a la vasta variedad de empresas de alta tecnología radicadas en la región occidente del país, Guadalajara tiene el mote de ser el Silicon Valley mexicano. No son pocos los que opinan que es justamente en este lugar donde se están desarrollando parte de las tecnologías que adoptará el automóvil del futuro.

 

Estudios realizados por expertos de la Universidad Técnica de Munich apuntan que la electrónica y el software en los automóviles aumentó en más de un 15% en tan solo 10 años y la tendencia continu[M3] a a la alza.

 

La creciente importancia de los sistemas de cómputo y software de los vehículos están haciendo que la industria priorice sus áreas de investigación y desarrollo a modo de ser aptas para enfrentar este reto. En tanto, empresas dedicadas a otros sectores, están diversificando sus áreas de interés e invirtiendo en nuevas tecnologías.

 

“Los autos de hoy son computadoras con ruedas, pero los autos que vienen van a ser robots”, comentó Enrique Cortés, director de Luxoft México.

 

En ese sentido, Daniel Esparza mencionó que la relación que tiene el usuario con el automóvil va a cambiar exponencialmente en los próximos años, ya que aumentarán las funciones de conectividad, seguridad e incluso entretenimiento de los vehículos.

 

“En 2025 ya habrá autos que se podrán manejar solos. Para entonces ya estará la tecnología y la producción más establecida y regulada. Vienen más oportunidades de negocio, podemos dejar de traer productos de otros países y desarrollar aquí en México”, finalizó.


 [M1]LEER

 [M2]De acuerdo a datos

 [M3]acentoLa evolución de esta industria ha marcado un crecimiento en la manufactura electrónica de la región

 

La relación entre la manufactura electrónica y la industria automotriz se hace cada vez más cercana, gracias al dinamismo económico que imprime la llegada de empresas multinacionales al país, ya que al mismo tiempo que genera empleos, transfiere tecnología y atrae inversiones.

 

Acorde a un estudio elaborado por especialistas de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAM), la concentración y crecimiento de la industria automotriz ha tenido un desempeño importante en el impulso del sector manufacturero donde se asiente, tanto por su aportación al PIB estatal como por la generación de empleos.

 

“El sector automotriz es uno de los más importantes y de los que ha generado un mayor crecimiento en los últimos años. Es un mercado estable, que nos ayuda a poder hacer planes y estrategias para poder crecer y cubrir los requerimientos de la industria”, dijo Daniel Esparza Madrigal, director regional de compras globales de Flex.

 

El directivo comentó que México es el séptimo productor de vehículos a nivel global. “Estamos representando 3.4 millones de automóviles al año. Somos además, el cuarto productor de vehículos ligeros con más de 2.8 millones y el sexto productor de vehículos pesados”, agregó.

 

“La manufactura electrónica se ha estado haciendo más dispersa en territorio nacional por el crecimiento del sector automotriz. Por ello, hay muchas empresas que se dedican a electrónica automotriz en ciudades que uno ni se imagina. Las zonas geográficas donde el ensamble electrónico es más fuerte es Jalisco, Ciudad Juárez, Reynosa, Matamoros, Monterrey, Mexicali, Tijuana, Querétaro, Puebla, Tlaxcala y Zacatecas”, compartió Iván Romo, presidente de la SMTA México.

 

Jalisco, zona de interés

 

La cercanía de Jalisco con la zona de El Bajío, con presencia importante de plantas armadoras, potencian el interés de empresas proveedoras Tier 1 y 2 por instalarse en esta entidad. A ello se suma la cercanía con el puerto de Manzanillo, uno de los más importantes del país. Estas características han sido explotadas por el Gobierno, que junto con la iniciativa privada, ha logrado atraer inversiones que consolidan a Jalisco como un jugador importante del corredor automotriz.

 

Una de las principales razones para que gran cantidad [M1] de empresas proveedoras de la industria automotriz a nivel mundial tengan plantas de producción en México es la calidad de la mano de obra.

 

En recientes años, gran parte del ecosistema industrial de la región occidente ha procurado subirse a la cuarta revolución industrial, también llamada industria 4.0. Luis Aguirre Lang, presidente electo de Index Nacional, compartió en entrevista que la automatización de procesos es una oportunidad para especializar al recurso humano, capacitándolos y haciendo a la región más atractiva para las empresas.

 

A escala nacional, el sector automotriz genera más de 800 mil empleos, mientras que a nivel Jalisco esta cifra asciende a 23 mil, según [M2] datos del Clúster Automotriz del Estado de Jalisco.

 

Alexandro Burgueño, director del Clúster, informó que en los primeros 8 meses del 2017, la industria automotriz de Jalisco generó exportaciones por 5 mil 447 millones de dólares, lo cual representa el 6.11 por ciento de las exportaciones totales del país. En esta cifra se incluyen las empresas que se dedican al diseño y fabricación de elementos electrónicos de los vehículos.

 

El automóvil del futuro

 

Gracias a la vasta variedad de empresas de alta tecnología radicadas en la región occidente del país, Guadalajara tiene el mote de ser el Silicon Valley mexicano. No son pocos los que opinan que es justamente en este lugar donde se están desarrollando parte de las tecnologías que adoptará el automóvil del futuro.

 

Estudios realizados por expertos de la Universidad Técnica de Munich apuntan que la electrónica y el software en los automóviles aumentó en más de un 15% en tan solo 10 años y la tendencia continu[M3] a a la alza.

 

La creciente importancia de los sistemas de cómputo y software de los vehículos están haciendo que la industria priorice sus áreas de investigación y desarrollo a modo de ser aptas para enfrentar este reto. En tanto, empresas dedicadas a otros sectores, están diversificando sus áreas de interés e invirtiendo en nuevas tecnologías.

 

“Los autos de hoy son computadoras con ruedas, pero los autos que vienen van a ser robots”, comentó Enrique Cortés, director de Luxoft México.

 

En ese sentido, Daniel Esparza mencionó que la relación que tiene el usuario con el automóvil va a cambiar exponencialmente en los próximos años, ya que aumentarán las funciones de conectividad, seguridad e incluso entretenimiento de los vehículos.

 

“En 2025 ya habrá autos que se podrán manejar solos. Para entonces ya estará la tecnología y la producción más establecida y regulada. Vienen más oportunidades de negocio, podemos dejar de traer productos de otros países y desarrollar aquí en México”, finalizó.


 [M1]LEER

 [M2]De acuerdo a datos

 [M3]acento