En el marco de su tercer aniversario,  el MIND se consolida como un referente a nivel nacional e internacional por su impulso a la industria

 

El proyecto MIND México Innovación y Diseño, centro de desarrollo industrial, es una iniciativa jalisciense catalizadora de proyectos, que involucra a empresarios, emprendedores, industriales, estudiantes, creativos y académicos.

 

Con sede en la ciudad de Guadalajara, MIND nace con la intención de impulsar a las Mipymes del Estado para hacerlas más competitivas en el ámbito local, nacional y global a través de dos ejes rectores: la inovación y el diseño.

 

Sara Maroto Pérez, directora general de MIND, afirmó que el espíritu de este proyecto es ser una plataforma y coadyuvante para el desarrollo de proyectos innovadores que involucren a varios actores, ofreciendo además servicios de alto nivel y las facilidades que la red de alianzas estratégicas puede dar.

 

“Hay empresas que por estar aquí se han conocido y a partir de ahí han desarrollado una nueva empresa diferente a las suyas”, dijo.

 

Sin embargo, la directora señaló que el concepto de innovación no solo se limita a las cuestiones de alta tecnología, sino también aplicado en áreas de moda, diseño, arquitectura y muchas más.

 

MIND inició en 2014, año en el que las primeras empresas de creativos y diseño comenzaron a poblar los espacios. “En 2015 iniciamos a dar servicios de innovación para las empresas de aquí dentro y las de fuera. Pusimos en marcha la materioteca, las células de información y el centro de inteligencia, que abarca información más tecnológica”.

 

Ese mismo año se consolidaron dinámicas como la agenda de meses temáticos con exposiciones y conferencias relativas al tema, llevados de la mano con alguna cámara empresarial. Para 2016, comenzaron los primeros resultados: más de 2 mil pymes beneficiadas con la información del centro de inteligencia, más de 100 materiales mexicanos incorporados a la biblioteca de materiales y convertirse en la sede de miles de eventos de todo tipo de empresas.

 

“Añadimos también dos servicios más: el espacio de coworking y el laboratorio de internet de las cosas”, señaló Maroto Pérez. En sus inicios, MIND tenía entre un 60 y un 70% de ocupación. “Al día de hoy estamos a 120%, incluso tenemos lista de espera. Las empresas se van de MIND porque necesitan crecer”.

 

Actualmente, el proyecto MIND genera alrededor de 400 trabajos directos y más de mil 500 indirectos. Más de 90 mil personas al año visitan las instalaciones para acudir a eventos, capacitaciones, reuniones y otras actividades.

 

Detrás del MIND, la iniciativa privada

 

Concebido como un proyecto de la iniciativa privada a través del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ) con Manuel Herrera Vega al frente, la comunidad industrial está representada en el MIND como sede de este organismo y de al menos 20 cámaras miembro.

 

Daniel Curiel Rodríguez, coordinador del CCIJ, señaló en entrevista que a pesar de que el MIND se inauguró en 2014, ya desde el año 2000 se pensaba en una estrategia para unir físicamente a las cámaras, [M1] a fin de impulsar proyectos y aumentar la competitividad de la industria de Jalisco.

 

“MIND es un ecosistema con mucho potencial que va a ir creciendo. A 3 años, ver que se realizó ese sueño de tener a la triple hélice funcionando en MIND es una muy buena señal”, apuntó.

 

Asimismo calificó al MIND como una respuesta para la necesidad que tiene la industria a nivel nacional, de alinear voluntades hacia proyectos de innovación que permitan a México competir a nivel global en todas los sectores.

 

Cámaras, empresas y gobierno: los inquilinos

 

MIND funciona como sede para representantes de 7 de los sectores más patentes en la región: alimenticio gourmet, mueble, construcción y vivienda, alta tecnología, manufactura global y logística, moda y un clúster transversal.

 

Acorde a su naturaleza, el sector gobierno es uno de los inquilinos del ecosistema MIND, en el afán de brindar asesoría y apoyo a emprendedores y pymes. Oficinas del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM), de Proméxico y de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología de Jalisco (SICyT) son algunos de los representantes de dependencias estatales y federales apersonados en el edificio.

 

El titular de esta última, Jaime Reyes Robles, afirmó que el MIND, como un organismo viviente ha sabido adaptarse a los retos y necesidades que le suponen las condiciones económicas, sociales y empresariales, además de que ha sido un espacio para garantizar el éxito de los proyectos emprendidos a través de la colaboración.

 

“Estando en el mismo edificio se nos facilita mucho interactuar con las cámaras. Nosotros lo que hacemos es iniciar proyectos de vinculación con centros de investigación e institutos de educación superior; provocamos e iniciamos los proyectos”, dijo.

 

La academia también está presente, a través del Sistema Universitario Tecnológico de Jalisco (JALTEC) y células de universidades, como el Centro de Diseño Avanzado (CDA) del Tec de Monterrey campus Guadalajara.

 

La expansión, el próximo reto

 

Reyes Robles subrayó que el MIND constituye el muy necesitado espacio físico que requiere el ecosistema jalisciense para trabajar en vinculación con la industria, la academia y el sector gobierno.

 

Por ello, otras entidades del país han mostrado interés en replicar el modelo y adaptarlo a sus condiciones. Los más avanzados en pláticas son los proyectos de Mexicali y Ciudad de México.

 

“2017 es el año de la expansión del modelo MIND a nivel nacional. Estamos pensando en crear un MIND a nivel nacional, que sea el que ayude a la generación de los demás MINDS en el resto del país. Varios Estados del país han pedido replicar el proyecto y eso significa que hay cosas del modelo que funcionan y dan resultados”, concluyó la directora Maroto Pérez.