La velocidad en la función objetiva, la flexibilidad del modelo operativo y una cultura de éxito son los pilares de esta compañía

 

Como una empresa que ha sabido adaptarse a las nuevas tendencias de la industria, innovando con un esquema de ventas basado en soluciones más que en productos, es como se ha consolidado V-TEK dedicada a la ingeniería en servicios de manufactura ágil.

 

Enrique López Albarrán, director general de la empresa, compartió que en los últimos cinco años han logrado un crecimiento sostenido del 100% anual, pasando de facturar 17 millones de pesos a más de 100 millones de pesos al año.

 

Con sede en Guadalajara, V-TEK también cuenta con instalaciones en Querétaro y Reynosa. Ofrece servicios de diseño, manufactura, distribución de equipos y servicios como encintado, inspección, programación y reparación de PCBs, entre otros.

 

Durante los primeros años, la empresa se adentró en el negocio de la distribución de carretes y otros elementos, así como en la fabricación de maquinaria para empaque de precisión. Sin embargo, esta etapa de la compañía no resultó del todo exitosa debido a que el ecosistema en Jalisco aún no contaba con personal calificado para hacer este tipo de manufactura tan personalizada para cada cliente.

 

“La empresa se encontró entonces con una oportunidad muy interesante para diversificarse y empezar a hacer sorteo -clasificar elementos de acuerdo a su calidad como viables o defectuosos- este negocio fue muy atractivo de 1999 a 2012”, compartió el directivo.

 

En este contexto fue que la compañía resolvió establecer una tercería en Monterrey. El negocio fracasó después de 14 meses, lo cual derivó en una estrategia de downsizing. Pero la clave del éxito de V-TEK, se dio después de este suceso basado en la capacidad para adaptarse a las nuevas necesidades de la industria.

 

Tras un exhaustivo estudio para detectar estas necesidades, la empresa cambió de giro para ahora dedicarse a servicios de ingeniería para la industria electrónica.

 

“Existían las bases para el desarrollo de un negocio nuevo, innovando, generando nuevos mercados y respondiendo a necesidades de alto impacto para nuestros clientes. Ahora nuestro fin último no era únicamente vender las máquinas, sino producir PCBs; cumplimos con la labor de ayudar a la cadena de suministro y a las empresas Tier 3”, acotó.

 

Quien lidera al equipo V-TEK desde 2012, señaló que en un comienzo la empresa surgió como una filial de una compañía estadounidense. Sin embargo, actualmente V-TEK se fondea con capital mexicano.

 

Los clientes que manejan la empresa pertenecen mayormente a la industria electrónica, aunque también atiende al sector automotriz, en el ámbito tanto local como nacional e internacional. Algunos ejemplos son Benchmark, Continental, Sanmina, Flex, Jabil, Interplex, IMI, Plexus, Diehl, Hella y SKF.

 

Talento humano

 

En tanto, López Albarrán compartió que el equipo de V-TEK, conformado por 175 colaboradores, reúne a perfiles de gran experiencia en la industria. La capacitación continua del personal es una de las prioridades de la empresa. Asimismo, involucra a los mejores estudiantes de prestigiosas universidades bajo el esquema de becarios, a fin de aportar a su educación a través de un enfoque práctico.

 

“A todo nuestro personal se le da un entrenamiento de lo que hacemos aquí; tienen que entender la cuestión de procesos, lo que busca el mercado y manejar toda la organización. Eso ha ayudado a que operemos de manera redárquica en el área de producción”, continuó.

 

Este año la empresa tiene ambiciosos planes de expansión, con la ampliación de las instalaciones en Querétaro para instalar ahí un Centro de Ingeniería y con la apertura de dos minicenters en Ciudad Juárez y otra locación aún por definir.

 

“También arrancaremos la línea de SMD; el próximo mes entramos a pruebas. Es una inversión importante que salió de México. Y seguiremos invirtiendo sobre todo en el talento humano, aquí en México tenemos gente muy talentosa que lo único que necesita es confianza”, asentó.

 

V-TEK cuenta con la capacidad de responder los requerimientos de sus clientes para sustituir importaciones ante un posible cambio en las condiciones políticas y comerciales internacionales, comentó el directivo.