Ante los cambios en los procesos de producción que han traído consigo la automatización de los sistemas productivos y la industria 4.0, las empresas en el sector manufacturero han tenido que implementar cambios para mejorar su competitividad, los cuales involucran no solamente la tecnología que utilizan sino también al personal laboral y el tipo de capacitación que requieren para mantener su eficiencia.

Los empleos generados por el sector manufacturero son de suma importancia para la entidad. De acuerdo con estadísticas de la Secretaría de Economía y Trabajo del Estado, en Nuevo León, más del 28% de los trabajadores son empleados del sector industrial y un 35% son profesionistas, técnicos o administrativos, de los cuales el 22% se desempeña en el área de manufactura, 3% construcción y 1% en la industria extractiva y de electricidad. Tan solo en el periodo abril 2018 – marzo 2019, la industria de la transformación creó 17,760 empleos nuevos en Nuevo León.

La última Encuesta Nacional de Ocupación de Empleo del INEGI señala que hasta abril del 2018, en Nuevo León, el sector manufacturero ha dado empleo a cerca de 566,863 personas, lo que representa un 72% de los 786,109 empleos generados por las actividades económicas secundarias en ese periodo.

Nuevo León es uno de los Estados del país que cuenta con mano de obra calificada, ello gracias a su historia y desarrollo como polo industrial México y a las diferentes universidades de alto nivel que existen en la entidad.

Una de las herramientas que han ayudado a impulsar la preparación de los profesionistas en la implementación del Modelo Mexicano de Formación Dual (MMFD), una modalidad educativa reconocida por la Secretaría de Educación en donde la enseñanza se da en un espacio de alternancia entre la empresa y el sistema educativo; la empresa se integra como agente formativo para la obtención de un título.

El MMFD busca el desarrollo de competencias profesionales, genéricas y disciplinares con el fin de lograr una educación integral. El MMFD ya se está implementado a nivel nacional y está respaldado por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la Cámara Mexico-Alemana de Comercio e Industria (CAMEXA) y la Secretaría de Educación Pública (SEP).

SEÑALAN HABILIDADES DEL PERSONAL INDUSTRIAL

Luis Mercado, director de recursos humanos Latinoamérica en Owens Corning, indicó que el personal laboral debe estar capacitado en habilidades técnicas, dependiendo del producto a fabricar en cada empresa.

“En nuestro caso, se trata de material aislante y componente de fibra de vidrio, entonces el proceso es muy automatizado, pero la parte técnica, máquinas, programación y la parte de empaque, son en parte manuales, tiene que ver con habilidades que las empresas buscamos, como habilidades técnicas y estabilidad laboral”, añadió.

Sobre la llegada y aplicación de la Industria 4.0 al sector manufacturero mexicano, Mercado comentó que lo siguiente para el área de recursos humanos son las nuevas metodologías de aprendizaje, como micro-capacitaciones más cortas en piso, autoaprendizaje, desarrollo y metodologías de descubrimiento de procesos.

“Las metodologías van cambiando. Tienes Kaizenes, Lean, TPMS, pero lo que está atrás, es el cómo le ayudas a la gente a instalar ese proceso de aprendizaje es importante. Tenemos que ver tendencias y ejecutarlas desde el día de hoy”, agregó.

Por su parte, Luis Acosta, gerente de recursos humanos en Cuprum, División Escaleras, aseguro que el 70% del aprendizaje y el desarrollo va con experiencias prácticas, por lo que consideró de suma importancia impulsar a la gente a trabajar aunque cometan errores, pues aprenderán de ellos y continuarán con su proceso de desarrollo.

“Ya no necesariamente se requiere estar 16 horas en un aula para aprender. El aprendizaje también se da a través de experiencias, métodos que se tienen al alcance y claro, las empresas deben proporcionar una plataforma para que cada empleado pueda aprender de acuerdo a su proceso de desarrollo”, precisó.

Acosta agregó que otro aspecto importante para la industria en Nuevo León es la retención de talento, pues de acuerdo con un estudio reciente de la consultora SH de México, en el país existe un nivel de rotación de casi 17%, lo que puede ser muy costoso para las empresas, pues el reemplazar a un empleado puede representar un gasto equivalente al 35% del salario al año del puesto a suplir.

“Lo que hacemos en Cuprum es mostrar ambientes laborales flexibles, espacios colaborativos, procesos de networking entre la gente y no olvidar cosas básicas como esquemas de reconocimiento, saber lo que la gente espera, escuchar sus recomendaciones y peticiones para actuar en consecuencia”, profundizó.

Sobre el estatus de Nuevo León a nivel global en cuanto al desarrollo de talento industrial, el directivo aseguró que no está tan lejos de otros países; sin embargo, añadió que se trata de un aspecto cultural, pues si las empresas no se actualizan y no están acorde al entorno, tarde o temprano el personal dejará de sentirse motivado.

“Puedo decirte que Nuevo León ha desarrollado una alta actividad industrial y productiva y debe estar en un proceso muy competitivo para poder mantener a la gente en el nivel de competencia que se requiere”, precisó.
Finalmente, Luis Mercado añadió que las tendencias en RH se están enfocando en cambiar los métodos tradicionales, llevando procesos de desarrollo ya no solamente verticales sino de aprendizaje.

“Otra tendencia es dar comunicación, apertura y muy importante también el uso de tecnologías para poder alinearnos. La parte tecnológica en recursos humanos es básica para poder estar acorde a todos los cambios que vienen con la industria 4.0 en el corto plazo. Tenemos que ver datos duros para aprovechar la tecnología y preparar la organización para necesidades futuras, preparando el largo plazo y ejecutando al mismo tiempo los cambios necesarios”, concluyó.