Parte importante para respaldar el nivel de calidad que tienen las empresa y los parques industriales son las certificaciones o los distintivos que avalan su trabajo, ya sea en la actualización constante en las normas de comercio exterior que debe seguir, la responsabilidad social que ejercen con sus empleados y con su producción, el trato a sus clientes y proveedores, así como la sustentabilidad con la que cuenta.

 

El Consejo Mexicano de Comercio Exterior del Noreste (COMCE NORESTE) emite algunas certificaciones, una de ellas es la de Cadena Segura del Comercio Exterior Mexicano, la cual ayuda a que se logre y mantengan las constancias de C-TPAT que la otorga el CBP parte de la aduana de Estados Unidos; mientras que en el SAT en México expide el OEA (Operador Económico Autorizado).

 

Según el director de operaciones de COMCE NORESTE, Christian Alejandro Cantú González obtener este tipo de certificaciones oficiales agiliza los embarques de importación y exportación, “ algunos de los beneficios del C-TPAT son: los embarques son revisados en menor tiempo, los transportes pueden utilizar el carril fast que es exclusivo para empresas o cadenas logísticas certificada, con esto las compañías reducen el tiempo de llegada de sus productos y tienen menos restricciones; además disminuye el riesgo de contaminación en la carga con droga o terrorismo por los mismos procesos que tienen de seguridad. Mientras que la OEA es similar, pero la emite la aduana mexicana, con este documento se agilizan los tiempos de importación, menos requerimientos, en caso que así se presente se pueden ampliar los tiempos en las importaciones temporales que por medio de la obtención del CASCEM (Cadena Segura de Comercio Exterior Mexicano) se pueden lograr estas certificaciones”.

 

Además, Cantú González aseguró que con estas emisiones se reduce en un 75% el tiempo en los cruces fronterizos lo que conlleva a una reducción en costos, “depende del tipo de empresa y productos, por poner un ejemplo los perecederos el tiempo de entrega es más rápido y su duración es mayor, asimismo las unidades que los transportan ahorran en diésel”.

 

Este programa para obtener las certificaciones es voluntario como la mayoría de todos. El COMCE NORESTE ha atendido a más de 700 instalaciones en México y Estados Unidos a través de la Cadena Segura de Comercio Exterior Mexicano, mismas que aplicaron para obtener el OEA, siendo aprobadas todas; entre ellas se encuentra Grupo BIMBO, Carrier, ALFA, Cemex, Femsa y Vitro. El Consejo trabaja con empresas exportadoras, importadoras, transportistas, agentes aduanales, operarios logísticos y atiende desde 3 camiones hasta un grupo industrial o una gran empresa de transportes. Hasta el 15 de marzo en México había un total de 786 empresas con OEA, representando el 55% del comercio exterior en México en 2017.


En Nuevo León 48 empresas entre importadoras y exportadoras tienen esta certificación, 13 son autotransportistas terrestres y 3 agentes aduanales, la mayoría de ellas ubicadas en Apodaca, seguido Escobedo y Guadalupe.

 

En el país hay 600 empresas exportadoras aprobadas y 100 transportistas. En el mundo 73 países cuentan con el programa OEA y 17 más están en proceso para acreditarlo, en total más de 18 mil empresas están certificadas en OEA en el mundo.

 

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) desde hace 25 años cuenta con el Programa de Auditoría Ambiental y Nuevo León es uno de los Estados con más empresas participativas a nivel nacional, certifica Industria Limpia, Calidad Ambiental y Calidad Ambiental Turística.

 

“La certificación es un programa voluntario que se renueva cada dos años, donde las empresas tienen un grado de cumplimiento a la normatividad ambiental de los tres niveles de Gobierno y desean que sus prácticas sean avaladas como óptimas para el medioambiente”, explicó Víctor Jaime Cabrera, delegado de la Profepa en Nuevo León.

 

Para poder acreditar a una empresa se tiene que pasar por un proceso largo donde además participa un auditor que este certificado por la Entidad Mexicana de Acreditación. “Los auditores nos llevan de la mano con el proceso. El certificado tiene varios niveles 1 y 2; el nivel 2 es equivalente a un alto cumplimiento que da la posibilidad a la empresa que después de llevar todos los cumplimientos puede concursar para ser una de las 18 compañías que lo obtengan”, detalló el delegado.

 

Otra de las certificaciones es la de Parque Industrial Limpio, donde todas las empresa se encuentran ligadas a buenas prácticas; en Nuevo León Whirlpool se convirtió en el primer Parque avalado en el país a finales del 2013.

También en el Estado existen compañías con excelencia ambiental como General Electric, Coca Cola, “estas marcas cumplen con la Norma Ambiental en sus tres niveles de Gobierno y han ido más allá de cumplir la Ley, realizan innovaciones y las adoptan al proceso de certificación”, señaló Cabrera.

 

También existe el distintivo Empresa Socialmente Responsable (ESR) otorgado por el Centro Mexicano de la Filantropía, el cual no es meramente una certificación, sino un logotipo que busca acreditar y reconocer a las compañías por su compromiso de aportar valor social a sus operaciones, sus productos y sus servicios tanto al público como a los empleados, de acuerdo con Aarón Díaz González, encargado de Soporte e Información de Responsabilidad Social Empresarial.


En Nuevo León un total de 48 empresas grandes tienen esta evaluación, mientras que los resultados de las pymes se esperan a finales de julio, pues aún se evalúan los  documentos.

 

La acreditación con vigencia de un año se obtiene mediante un proceso de diagnóstico, que consiste en un cuestionario en línea, en el cual las empresas colocan evidencias documentadas. Puesto que el Cemefi es una asociación civil y no una autoridad, la acreditación se define como un ejercicio de confianza para que las compañías muestren las actividades y programas que día a día realizan, todo esto bajo un convenio de confidencialidad.