Destaca en Desarrollo de Negocios para el sector industrial

Gabriela Palomera Palomares, graduada de la carrera de Arquitectura por el Tecnológico de Monterrey y con un Diplomado en Gestión de Proyectos, se desempeña actualmente como Business Development Manager en la Región Norte para HASKELL.

“A mi entrada a HASKELL, el área de Desarrollo de Negocios se encontraba en recién apertura, por lo que la estructura ha sido implementada con el apoyo de mi compañero del Bajío, con una constante pulida en procesos de prospección, creación de CRM, establecer formatos efectivos, entre otras cosas”, indicó Palomera.

La arquitecta explicó que en HASKELL pueden dimensionar los incrementos y tendencias por sector industrial para así enfocar acciones en lo verdaderamente redituable para las empresas, sin dejar de lado la constante búsqueda de nuevas oportunidades, como por ejemplo, incursionar en Real Estate.

“Como Desarrollo de Negocios Región Noreste, mis funciones abarcan estar en constante actualización de lo próximo a ejecutarse; ya sea proveniente de inversiones extranjeras, nuevos desarrollos, expansiones de empresas ya establecidas, entre otras cosas”, agregó.

Sobre sus aspiraciones, Gabriela aseguró que le interesa tener conocimiento sobre la manera en que crece dimensional y económicamente el país, pues eso influye en el tipo de desarrollos que aterrizan en cada región de México.

“El Noreste, por ejemplo, posee un tipo de industria ya muy establecida, por sus fronteras e historia industrial y si realizamos una comparativo con el Bajío, definitivamente encontraremos diferencias considerables”, profundizó.

Sobre su carrera laboral, Palomera resaltó que inició su incursión en el medio del “Desarrollo de Negocios” hace cinco años en una constructora, en donde su rol como jefe comercial y la obtención de proyectos de obra privada ha crecido a no solamente tener trato con subcontratistas y gerencias, sino también con instituciones como la Secretaría de Desarrollo Económico, Cámaras y Clústeres.

Finalmente, la arquitecta recomendó a las nuevas generaciones pensar en la palabra “reto” como un sinónimo de aprendizaje, pues consideró los cambios sociales como una constante identificada e inevitable.

“El entorno social, cultural y tecnológico está transformándose sustancialmente y seguirá generando, a su vez, cambios relevantes en la actitud y exigencia de los consumidores de cualquier servicio”, concluyó.