Si tienes un proyecto empresarial en mente, uno de los primeros retos a los que debes enfrentarte es al de la creación de una marca potente, a través de la cual, tus clientes, proveedores y colaboradores te identifiquen rápidamente.


La elección de la marca de tu empresa no es algo que debas elegir al azar y simplemente porque te gusta.


Debes seleccionar una marca con la que tus clientes se vayan a sentir identificados. Sin embargo, la lealtad hacia una marca no es un acto racional, sino emocional.


Para saber cómo se realiza una marca debes tener presente que lo que debes conseguir es la lealtad del cliente hacia ella y que, en un medio/largo plazo, esa relación siga viva.


Define tu público objetivo: Es imposible agradar a todo el mundo. Los productos o servicios que ofreces satisfarán un tipo de necesidades concretas, propias de un determinado tipo de cliente. Define muy bien, a través de una segmentación del mercado, el público al que va dirigido tu marca.


Proyecta una imagen acorde a tu filosofía de marca: Tus clientes esperan que te comportes y actúes de una determinada manera, así que luce como tus clientes esperan que lo hagas y hazlo en ambientes acordes a ellos

Cliente único y especial: A todos nos gusta sentirnos especiales. Si quieres saber cómo crear una marca exitosa, una cosa básica es hacer que tus clientes se sientan especiales por el simple hecho de usar tu marca. Que el cliente se sienta escuchado, valorado y querido.


Una marca que aporte valor: Para crear una marca fuerte, es indispensable que ésta ofrezca algún valor añadido, que la haga única y diferente al resto de empresas competidoras. El cliente debe sentir que al usar tu marca su vida mejora, que al usar tus productos o servicios obtiene mayor calidad y satisfacción.


Mantén viva la relación: No debes mantener el mismo mensaje por siempre. Las necesidades de tus clientes van cambiando, así como las costumbres y los hábitos sociales, por lo que debes innovar en tu mensaje. Debes crear campañas que vayan atrayendo a nuevos clientes y seguir trabajando porque tu marca sea identificada y diferenciada.


Mide tu rendimiento: No sólo deberás diseñar e implantar acciones con el fin de potenciar tu marca. Sino que debes medir los resultados de dichas acciones. Tendrás unas metas establecidas tanto a corto, medio, como largo plazo. Establece unas metas, mide y compara resultados, así podrás corregir errores a tiempo y mejorar tu estrategia de marca.