OSRAM fue fundada en Múnich, Alemania, en abril de 1906, con el objetivo de facilitar la vida de las personas a través de la luz. Actualmente, la compañía es líder global en soluciones de iluminación y se enfoca en la innovación tecnológica dentro de su campo.

 

En sus primeros años, la empresa se dedicó a la manufactura de bulbos para focos incandescentes y lámparas, pero con más de cien años desde su fundación, OSRAM ofrece una gama de productos entre los que incluye aplicaciones basadas en tecnologías relacionadas con semiconductores, como infrarrojos o láser.

 

La productora de soluciones de iluminación cuenta con 28 plantas alrededor del mundo. En México solamente existe la planta de Apodaca, misma que abastece el mercado de Estados Unidos, Canadá, Brasil, Argentina y Asia.

 

OSRAM Planta Monterrey fue inaugurada en el 2002 con un negocio de electrodos, filamentos que forman parte de las lámparas de iluminación. Un año después, se añade la fabricación de balastros, que son las fuentes de poder que prenden los luminarios. Hoy en día, la planta se centra en la fabricación de balastros; de drivers, que son fuentes de poder para lámparas LED; y de luminarios para horticultura.

 

“Nuestros productos son mayormente electrónicos; para esto tenemos equipo de montaje de superficie al que se le llama Sourface Mount Technology (SMT)”, agregó Sergio de los Santos, director de planta en OSRAM.

 

La planta está ubicada en el Parque Industrial Stiva en el municipio de Apodaca, cuenta con una extensión de 171,000 pies cuadrados y el número de empleados llega a 1,420. Anualmente OSRAM Planta Monterrey está produciendo 16 millones de unidades, siendo 16.2 millones el plan que tienen para el año fiscal 2020.

 

En cuanto a sus insumos, la planta obtiene la mayor parte de sus componentes electrónicos de China principalmente, aunque sus productos también cuentan con componentes provenientes de Estados Unidos y México, este último tanto para insumos de materia prima, con un porcentaje de integración del 20%, como de materiales indirectos, con 50% de integración.

 

Los trabajadores que ingresan a OSRAM necesitan pasar por ciertos entrenamientos; a los empleados que se desempeñan en el área de producción se les dan entrenamientos de certificaciones estándar mundiales, para el manejo de las máquinas e incluso toman talleres de cultura, entre otros.

 

Por su parte, el personal administrativo debe ser parte de entrenamientos de liderazgo, de administración y de Lean, con más enfoque en temas administrativos.

 

Actualmente, el 80% del personal es femenino y se considera una de las pocas empresas en el estado que tiene un centro de diseño en planta, en donde se diseñan la mitad de sus productos desde cero.

 

OSRAM cuenta con diversas certificaciones, entre las que se encuentran ISO 14000, ISO 9000, CTPAT y todas las certificaciones que el producto requiere en cada país: NOM, UL y CCC, entre otras. La planta recibe auditorías cada mes, mismas que, afirma el director de planta, les ayudan a brindar productos de mayor calidad.

 

En términos de sostenibilidad, hace dos años la compañía lanzó una nueva estrategia de planta que incluye tres ejes: económico, social, y medio ambiente.

 

“Tenemos desplegadas diversas iniciativas, para cada eje hay un comité que lo coordina, y uno de los logros ya palpables es el ahorro de un 15% de energía por medio de programas de ahorro, ya sea reemplazando lámparas de iluminación, apagando equipos que no están en uso o resolviendo los problemas de escape de energía y de vacío”, comentó de los Santos.

 

Finalmente, el director de planta añadió que se han enfocado en Lean Manufacturing y en la digitalización, además de que sus planes están dirigidos hacia el fortalecimiento de la cultura organizacional.