Graduada por la Universidad Humanista de Licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Marketing y Publicidad, Xóchitl Yomara Galindo Terrones ha formado una carrera de más de siete años en el sector de mercadotecnia y publicidad. Actualmente estudia también chino básico empresarial, finanzas, una maestría en administración y toma clases de inglés.


“Actualmente trabajo como marketing manager en la empresa Wispi. Anteriormente trabajé en empresas como Multimedios Televisión, el programa Aficionados y continué estudiando, estuve mucho tiempo en danza contemporánea y dando clases de ballet en donde desarrollé importantes habilidades como la empatía y cómo enseñar. También trabaje por más de 4 años en Cablevisión e Izzi”, indicó Xóchitl.


Galindo aseguró que uno de los detonantes para poder llegar a dónde está ahora es el haber comenzado desde cero, pues ir creciendo poco a poco le ayudó a adquirir habilidades desde el principio de su carrera e ir aprendiendo paso a paso de sus experiencias laborales.


“El ser humano a veces tiene que vivir cosas difíciles para poder aprender. Caerte, seguir adelante y buscar la mejor versión tuya día a día es parte importante de la vida”, añadió.


A las nuevas generaciones les recomendó tener mucha disciplina y no buscar la perfección, pues consideró que parte de los éxitos creativos son los errores, pues ayudan a crecer y a darse cuenta de que cada persona tiene la manera de cómo crear su fórmula del éxito y del trabajo.

 

“Los números nos dan de comer pero hay que trabajar también a favor del espíritu. Si las cosas no nacen y se sientes no estás creciendo ni evolucionando, solamente estás trabajando para vivir. Lo mejor es hacer lo que te llena porque así no trabajarás un solo día de tu vida. Tu oficina debe hacerte sentir como en casa”, aseguró.


Finalmente, Galindo comentó que le gustaría retomar el tema de la danza y seguir bailando, pues es un hobbie que le agrada y le ayuda a convivir con nuevas personas y relajarse, e incluso, en un futuro, le gustaría tener su propia academia.


“Agradezco a toda mi familia que siempre me ha apoyado, principalmente a mi madre que, aunque ya no está aquí, siempre la llevo conmigo; también a mi papá, quien ha trabajado mucho e hizo bastantes sacrificios por nuestra familia. A veces uno no se da cuenta de lo que tiene y tampoco de nuestras áreas de oportunidad. Hay que tratar de buscar nuestra mejor versión siempre”, concluyó.