Juan Carlos Hernández Aguilar

 

Oriundo de Querétaro, Juan Carlos Hernández Aguilar llegó a la empresa Harman en diciembre del 2013, gracias a sus aptitudes en la industria electrónica, comenzando a laborar como técnico en el área de mantenimiento preventivo.

 

Durante dos años se dedicó a dar mantenimiento semanal, mensual, trimestral, semestral y anual a diferentes equipos que hay en la planta, hasta que su vida cambió.

 

“A los dos años adquirí una discapacidad durante una cirugía. Esta discapacidad es una lesión medular nivel T12 completa. Yo pensé que ahí ya se había acabado ya mi vida laboral o el tema de que muchas veces cuando uno sufre una discapacidad pues piensa que las puertas de las empresas ya se cierran”, relató Juan Carlos.

 

Gracias a su perseverancia, regresó a laborar a Harman con todo el apoyo de la empresa que le había dado ya una oportunidad para trabajar. Fue ahí cuando fue invitado al CCTE Index Merhen para el manejo de sillas de ruedas, en donde aprendió a trasladarse, subir y bajar rampas.

 

Fue así como con todas sus ganas de superarse regresó a la planta a seguir aplicando sus conocimientos, ahora de una manera diferente. “Las actividades que yo hago en este departamento es darle mantenimiento a los cabezales, a los ‘fiders’ y equipos un poco más específicos. Son cosas más detalladas, más minuciosas, con mucho más precisión de las que cualquier persona lo puede hacer”, indicó.

 

Juan Carlos nunca esperó el recibimiento de sus compañeros y el apoyo de la empresa, a quien les agradece la motivación para dar lo mejor de sí día con día. “Después de que adquirí la discapacidad ha sido más la gente buena que se ha acercado a ayudarme. En este caso pues Harman me ha brindado la oportunidad de reincorporarme a mis actividades laborales. Las personas de recursos humanos, todo mundo se ha portado bien y creo que ese es un valor que aquí en Harman lo tienen muy presente”, comentó.

 

“Aquí en Harman lo que yo busco como persona es desarrollarme profesionalmente, pero también humanamente, ser cada día mejor, es lo más importante cada que me despierto y cada que me vengo a trabajar”, finalizó Juan Carlos Hernández.