Cubriendo una necesidad específica de la industria queretana, principalmente de los sectores eléctrico, de refrigeración, electrodomésticos y automotriz; y con una inversión inicial de 50 mil pesos, Plástar de Querétaro arrancó operaciones en el año de 1997.

El estado de Querétaro empezó a desarrollarse industrialmente de forma importante y con ello la escasez de empresas de maquila e inyección de plásticos se hizo notar; Plástar de Querétaro llegó precisamente a cubrir esa necesidad, señaló Damián Tort San Román, propietario accionista de Plástar de Querétaro, “en ese entonces habíamos problablemente tres o cuatro inyectores de plásticos en la ciudad, hoy debemos ser más de 200”.

“Yo muchos años fui empleado y tuve la oportunidad de percibir las necesidades que existían en el mercado, a raíz de eso tomé la decisión de independizarme, y con el capital generado durante casi 10 años de mi vida profesional, apoyado siempre por mi familia, echamos a andar este proyecto, como toda nueva empresa tomó su tiempo, durante los siguientes dos años continuamos invirtiendo antes de poder ver nuestro primer crecimiento importante”, mencionó Damián Tort.

Trabajamos al día cubriendo las necesidades del cliente al momento

Los procesos de inyección de plástico tienden a ser muy rápidos, destacó Damián, “aquí en Plástar, trabajamos escenarios de 24 horas, en este momento estamos laborando cuatro días a la semana de lunes a jueves con dos grupos que completan las jornadas de 12 horas, el número de trabajadores depende de la carga de trabajo, actualmente contamos con 14 colaboradores”.

Las máquinas de inyección pueden hacer 2 ciclos por minuto, nuestra producción se basa en función del número de máquinas que tengamos trabajando, por ejemplo si tenemos cinco máquinas trabajando estamos hablando de 15,000 piezas diarias, comentó el entrevistado.

Generalmente, los clientes que nos contactan tienen sus moldes y nosotros solamente hacemos las pieza; sin embargo, también tenemos clientes que no cuentan con ellos, en estos casos nosotros los ayudamos a diseñar los moldes, definir el número de cavidades, especificar los materiales que se van a utilizar, coordinar la fabricación de los moldes que aunque no los hacemos nosotros, trabajamos con talleres especializados en estos trabajos; podemos ir desde el diseño del producto, hasta la fabricación dependiendo de las necesidades del cliente, declaró el director de de Plástar de Querétaro.

A lo largo de 21 años la empresa ha adquirido diversos convenios con proveedores de plásticos internacionales y nacionales, quienes manejan gamas muy grandes, dándoles la facilidad de conseguir cualquier material que sus clientes requieran en un tiempo relativamente corto.

A pesar de que Plástar no realiza una exportación directa, la empresa ha trabajado para Samsung, Mabe, Harada, Plásticos Nova, entre otros, quienes a su vez llevan a cabo procesos de exportación.

“Actualmente, estamos instalados en un lote de 450 m2, de los cuales la mayor parte es utilizada por el área de producción, ya que las oficinas se encuentran en el segundo piso en un espacio de 30 m2 y en un tercer piso tenemos el comedor para nuestro personal; sin embargo, estas empresas no paran de crecer, por esta razón tenemos la intención de expandirnos y construir una bodega en el Parque Pyme el próximo año”, concluyó Tort.