Con una planta productiva de 4,827 metros cuadrados, Teknia San Luis Potosí se instaló en la entidad a finales del 2010, dado el crecimiento y alto potencial de desarrollo, sobre todo, por estar ubicado estratégicamente en el centro de México.


“Analizamos dentro del mercado mexicano la localización de nuestros clientes y San Luis Potosí nos brinda en un radio de 150 a 300 km poder llegar a nuestros principales clientes que están en Aguacalientes, Querérato, Guadalajara y la región Norte”, compartió Juan de Dios Gómez, director general de Teknia San Luis Potosí.


En la República Mexicana la compañía de capital español cuenta con tres plantas, la de San Luis Potosí enfocada en la inyección de plástico, en Ciudad de México se dedican al mecanizado de partes en barra y en Tepeji del Río a la inyección de aluminio.


A nivel global, la planta potosina destaca por ser la única que tiene todos los productos estratégicos de división incluidos dentro de la misma nave.
“Estamos desarrollando nuevos productos en el entorno del sistema Airbag y llevamos años fabricando otros componentes de seguridad como los depósitos de líquido de frenos y las piezas de interior”, expresó.


La compañía del ramo de inyección de plásticos fabrica piezas para el sector automotriz, principalmente las que son destinadas a la seguridad o partes de interiores del vehículo.
Los principales clientes en piezas de seguridad son Robert Bosch, Continental, ZF/TRW y Autoliv; y en piezas de interior: Dräxlmaier, Plastic Omnium, Adient, entre otros.


“En piezas de seguridad fabricamos reservoirs de líquido de frenos, facturamos aproximadamente 4.5 millones de piezas al año y en cuanto a piezas de interior como asientos y puerta, llegamos a los 4 millones de piezas”, externó Juan de Dios.


Los productos fabricados por Teknia San Luis Potosí son exportados a países como Estados Unidos, Tailandia, Polonia y Taiwán.


Las materias primas que implementan en sus productos proceden de Estados Unidos y Europa; sin embargo, los materiales indirectos relacionados con la producción son adquiridos por proveedores mexicano, la mayoría de ellos están localizados en el Bajío.


“Tenemos proveedores de Polonia, España, China, India o Estados Unidos y en México los principales provienen de San Luis Potosí, Guanajuato y Querétaro”, comentó Juan de Dios.
Están certificados bajo los requisitos solicitados por la industria automotriz, cuentan con la  IATF16949 y la ISO14001, con la certificación alemana VDA 6.3, y actualmente están capacitando a su capital humano, conformado por 214 personas, en la normativa CQI 23, la cual es solo y exclusivamente para empresas del giro de inyección de plástico.


El director general señaló que en el 2018 la empresa creció en ventas un 24% y realizó unas inversiones superiores al 1.6 millones de dólares. En 2019 tienen proyectado un crecimiento del 33% en ventas, lo que se vería reflejado en una expansión del espacio productivo un 20% a corto plazo y un 50% en los próximos dos años. Además, este año arrancarán tres proyectos importantes para fabricar nuevos productos, los cuales cuentan con nuevos procesos productivos como pintura y fluorización.


“En un plazo de tres años buscamos incrementar nuestra capacidad productiva en un 60% y nuestras ventas aumentarán entre un 75 y 80 por ciento”, finalizó Juan de Dios.