BorgWarner se ha dedicado a crear tecnologías para mejorar la eficiencia, las emisiones y el rendimiento en todo tipo de transporte de personas y cargas, creando soluciones que respalden un mundo más limpio y con mayor eficiencia energética.

 

“La empresa se formó en 1928. Entre las compañías fundadoras incluyen Borg&Beck, Marvel-Schebler, Warner Gear y Mechanics Universal Joint. En la actualidad somos líderes del sistema de propulsión para vehículos de combustión, híbridos y eléctricos”, expresó Manuel Ferreira, director de Recursos Humanos de BorgWarner SLP.

 

La historia de la planta en San Luis Potosí data del año 1997, bajo el nombre de Remy México y en la cual, fabricaban motores de arranque y alternadores de las marcas Remy y Delco Remy. En 2015, BorgWarner adquiere Remy e integra los motores de arranque y alternadores a su catálogo de productos.

 

“BorgWarner tiene 67 ubicaciones en todo el mundo, entre plantas de fabricación y centros técnicos. En México tenemos plantas en Saltillo; El Salto, Jalisco, Irapuato, Juárez y en San Luis Potosí. En el país producimos turbocompresores, cadenas de motores, placas separadoras de fricción, sistemas EGR, motores de arranque y alternadores”, agregó Manuel Ferreira.

 

En la planta de San Luis Potosí se fabrican motores de arranque y alternadores para aplicaciones de servicio pesado que incluyen desde vehículos comerciales maquinaria agrícola y de construcción, hasta aplicaciones marinas; además, de vehículos de servicio ligero que van desde motores de combustión optimizados y accionamientos híbridos, hasta accionamientos totalmente eléctricos.

Los motores de arranque y alternadores cuentan con características y tecnologías que aseguran un bajo consumo de combustible y una larga vida útil.

 

“Nuestros productos son exportados principalmente a Estados Unidos, Canadá y todos los países de Latinoamérica, incluidos Brasil. También tenemos exportaciones a Europa, África, Australia y algunos países de Asia”, aseveró Omar Rodríguez, gerente de la Planta de BorgWarner  SLP.

 

La empresa tiene una cadena de suministros globales y nacionales, líderes en la fabricación de piezas que pertenecen a diferentes ‘commodities’ con los que colaboran.

 

 

Para garantizar los altos estándares de calidad de sus productos, la planta ha diseñado un plan de capacitación inicial intensivo, el cual está estructurado de tal forma que tanto los conocimientos teóricos que reciben en el aula, como la práctica que desarrollan en el lugar de trabajo, les permiten alcanzar la eficiencia y efectividad requeridas.

 

“Estamos trabajando en el desarrollo de la nueva generación de productos, centrados en la eficiencia energética y el cuidado del medio ambiente. Este año terminaremos la construcción de un laboratorio local para facilitar las pruebas de productos e implementar nuevas tecnologías”, finalizó Omar Rodríguez.