Caterpillar inició operaciones en Nuevo Laredo en 1988, producto de un proyecto que se hizo para explorar el concepto de maquiladora, esta empresa siempre ha sido conservadora y llegaron con el objetivo de ver el programa de incentivos de maquiladora y lo arrancaron precisamente hace 30 años.


En un inicio el proyecto fue pequeño, iniciaron operaciones con una planta de 20 mil pies cuadrados y no más de 30 empleados ocupando un edificio rentado en un área industria de la ciudad; para 1994, Caterpillar ya había transferido sus operaciones a un edificio de 70 mil pies cuadrados y habían crecido a 120 empleados. Diez años después del inicio de operaciones construyeron un edificio propiedad de Caterpillar que contaba con 105 mil pies cuadrados y 200 empleados en la ciudad. Actualmente, el campus ocupa 3 plantas de remanufactura, un centro logístico y un poco más de 2 mil personas (contando al personal que labora en el área de remanufactura y de logística trabajando para Caterpillar en la ciudad), y tienen cerca de 600 mil pies cuadrados de infraestructura.


Caterpillar Reman se ubica en Parque FINSA y tiene 600 empleados que se enfocan en hacer inyectores; es también en este parque que se ubica otra de sus plantas donde hacen turbocargadores, así como partes nuevas que van dentro de los inyectores; una última planta se encuentra en Parque Oradel en donde remanufacturan marchas, alternadores, filtros de partículas, tabletas electrónicas y partes hidráulicas del motor; en Nuevo Laredo son mil 800 empleados

 

 

Caterpillar Reman

La división a la que pertenece Caterpillar en Nuevo Laredo es de remanufactura, lo cual implica -además de los procesos tradicionales de manufactura-, uno que se conoce como ‘logística inversa’ donde aquel componente o ensamble que ya ha perdido su vida útil en el campo se regresa (por medio de este proceso de logística inversa) a la planta en donde se hará la remanufactura.


Todo el proceso inicia cuando llegan las piezas para ser desensambladas completamente, después pasan a un proceso de lavado y reparación de aquellas partes que necesiten ser reparadas; después de este paso se ensambla el producto como si fuera nuevo.


Caterpillar en Nuevo Laredo hace inyectores y todo el proceso se debe llevar a cabo en un cuarto limpio debido a las especificaciones -que en este caso son de micrones- para tener una idea un micrón equivale a 1/17 del grosor de un cabello, por lo que las especificaciones en este proceso deben ser lo más limpias posible.

 

 

 

RETOS

Sin duda ha sido apoyar el crecimiento que se ha tenido de forma significativa, pues creció de una planta pequeña de 20 mil pies cuadrados y 30 personas, a una de más de 2 mil personas en 30 años.


Comentó además que poder atraer, retener y desarrollar el talento en la ciudad ha sido uno de los principales retos para los cuales han trabajado fuerte en vinculación con las diversas instituciones académicas de la ciudad, así como con los diferentes organismos que les ayudan con la captación de la fuerza de trabajo para su oferta de empleo.


Luis Hernández García, gerente general de operaciones de Caterpillar en Nuevo Laredo, agregó que otros retos tienen que ver con la tecnología, con los avances tecnológicos que se han presentado; en sí para poder captar esa tecnología e implementarla en sus procesos, hacerlos eficientes y atractivos.

 

Evolución de la Manufactura en México

Luis Hernández comentó acerca de este tema y en particular en Caterpillar, pues una vez que arrancó el tema de las maquiladoras -y del cual Caterpillar no fue ajeno- se instalaron en México y la primera generación se enfocaba en minimizar el costo del valor agregado y maximizar la efectividad y la eficiencia.


El talento mexicano se limitaba a correr las líneas de producción y tal vez alguna parte de los supervisores de producción que se integraba eran mexicanos. Sin embargo, la parte de liderazgo e ingeniería correspondía al talento que venía del extranjero, en este caso de Estados Unidos, y conforme fue evolucionando la maquiladora se generaban liderazgos locales que sustituían aquellos que llegaron temporalmente de Estados Unidos.


“El desarrollo de liderazgo es una parte importante y también ha sido un reto para nosotros, de tal manera que se sustituyeron los liderazgos tradicionales extranjeros que había en la maquiladora; y en el caso de Caterpillar así sucedió”, dijo Luis Hernández.


Ahora al ingeniero mexicano se le está dando la responsabilidad y asignación de generar diseño de producto y procesos; ya no viene el ingeniero estadounidense a instalar procesos, sino que el propio ingeniero mexicano con su talento y esfuerzo desarrolla los procesos y productos que se requieren para seguir siendo competitivos.

“Estamos ante una coyuntura importante en la industria de la manufactura en México porque nuestro talento local tiene ahora la responsabilidad de llevar la bandera hacia delante y ya no es suficiente con ser un productor de bajo costo -ya que para esto existe competencia a nivel global- ahora lo que marca la diferencia es el nivel de competencia, capacidades y el desarrollo del talento, sobre todo en el área de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas”, explicó Hernández.

 

Industria 4.0

En Caterpillar han empezado a incursionar en Industria 4.0, -claro que existen esfuerzos que se han desarrollado de manera orgánica- actualmente están trabajando con las técnicas y todo lo relacionado con i4.0.


“Estamos trabajando fuerte en lo que son análisis de datos (data analytics) esta es una parte importante de la i4.0 que nos lleve a tener la información necesaria, no solo para tomar decisiones, sino también para que nos haga predicciones en base a una serie de alternativas que podemos tener en nuestra toma de decisiones”, aseguró Hernández.


En automatización, Caterpillar trabaja en una conceptualización que es parte también de esta transformación de la industria de manufactura que son los robots colaborativos, es decir aquellos que pueden trabajar enseguida de los operadores.


“Aquí somos remanufactura, y algo que la distingue es que nunca se va a encontrar una pieza igual a otra y esto es contrario a la manufactura tradicional. Siempre es difícil automatizar con robots industriales que uno ve en la manufactura tradicional, ya que se requiere una serie de toma de decisiones en el momento en que estás viendo la pieza. Sin embargo, hemos visto que los robots colaborativos nos pueden ayudar para cuestiones de movimientos repetitivos que ya el operador no tenga que hacer, así como también para cuestiones de precisión, pues el robot lo puede realizar con mayor repetitividad que un operador”, puntualizó Hernández.

 

30 años de trayectoria en NLD

“Nos hemos beneficiado de manera mutua la comunidad de Nuevo Laredo y Caterpillar, esta planta es una de las más exitosas en la corporación que genera excelentes resultados tanto financieros como operacionales; desde el punto de vista de la seguridad es una de las plantas más seguras,  de hecho ha recibido en cinco años consecutivos un premio que otorga el presidente del corporativo por seguridad: “Por ser la planta más segura a nivel mundial”, tomando en cuenta que cuenta con más de 500 ubicaciones alrededor del mundo. Además, la planta en Nuevo Laredo ha adquirido en dos ocasiones el Premio de Calidad por parte del corporativo.


Caterpillar en Nuevo Laredo ha dado buenos resultados en calidad de sus productos; productos relacionados con los motores diésel Caterpillar como inyectores para el sistema de combustión, turbocargadores, marcha y alternadores, y módulos electrónicos de control.


Estos productos terminan su vida útil y regresan a la empresa para ser remanufacturados, después son enviados para venta en el mercado de refacciones -este es el modelo de negocio- y los productos son marca Caterpillar, misma que tiene un prestigio y durabilidad; por lo que es importante lograr que el producto remanufacturado sea tan bueno como si fuera nuevo y tan fuerte como siempre.


“Nuevo Laredo nos ha dado talento que se ha desarrollado en la ciudad; nos hemos beneficiado de Nuevo Laredo; pero también Nuevo Laredo se ha beneficiado de Caterpillar porque al ser una empresa de prestigio siempre reviste a la ciudad, genera empleos, genera una industria de servicios alrededor.”, dijo Luis Hernández.


Además, Caterpillar cuenta con un programa amplio de responsabilidad social, queremos ser un ciudadano corporativo, responsable en nuestra comunidad y estamos enfocados en el área de educación principalmente, pero también asistencial, de esta manera generamos una sinergia positiva en la comunidad.

 

La Mejor Marca de Empleo

Claudia Contreras Faz, gerente de recursos humanos para las plantas de Caterpillar en Nuevo Laredo, comentó que para las operaciones de Caterpillar en Nuevo Laredo el llegar a 30 años representa la consolidación de la empresa en la comunidad, y no solamente desde la perspectiva de negocio, pues ha sido un modelo de negocio exitoso a lo largo de su trayectoria.


Desde la perspectiva de los derechos y condiciones de trabajo Caterpillar Nuevo Laredo ha logrado colocarse en los últimos años como la ‘Mejor Marca de Empleo’ en la región y es algo que a todos los empleados enorgullece, pues se ha trabajado en conjunto para construir el mejor lugar para trabajar.


“Nuestras condiciones de trabajo están por encima de muchas otras industrias colocadas no solamente en Nuevo Laredo, sino en la región. Somos punto de referencia para nuestras plantas hermanas en México y esto se debe en gran parte a las prácticas que Caterpillar tiene en el tema de respeto a los derechos de los empleados y sus condiciones de trabajo”, así lo explicó Claudia Contreras, agregando que los esfuerzos en el tema de mujeres, jóvenes, de personas con discapacidad y personas con diferentes trasfondos, hacen que Caterpillar Nuevo Laredo se distinga como una fuerza de trabajo innovadora, flexible y feliz.


“No existe mayor objetivo que persiga la organización que fomentar una cultura inclusiva, estén sanos y felices”, expresó Claudia.