Representando a la firma Díaz Flores Consulting, Yaneth Flores, socia de impuestos internacionales, sostuvo una charla con la industria de exportación para hablar del futuro en cuanto a fiscalización por parte de la propia autoridad para que puedan estar preparados y sepan qué hacer ante “La nueva era en la fiscalización electrónica”.


Actualmente, mencionó Flores, ya se vive la nueva era, la fiscalización no es propiamente que la autoridad acuda a los domicilios fiscales y soliciten la documentación para poder hacer una auditoría, sino que ahora toda la documentación obra en poder de la autoridad.


Con esta información que la autoridad tiene en su poder, puede realizar revisiones electrónicas sin que el contribuyente -como tal- se dé cuenta que le están haciendo una auditoría o revisión, y como resultado de estas revisiones, la autoridad emite propiamente una ‘pre-liquidación’ donde, por tema de incumplimiento de obligaciones fiscales o por tema de alguna caída recaudatoria del mismo contribuyente, la autoridad puede hacer llegar una pre-liquidación formal donde ya se le da un monto de impuestos omitidos o monto de multa por alguna omisión o se le hace una atenta invitación (carta invitación) -si bien, como lo menciona el tema es carta invitación- le da 10 días para responder, ya que no es una invitación opcional, sino que se convierte en una invitación obligatoria.


Todo esto lo hace la autoridad con la información que obra en su poder y con un sistema de inteligencia que tiene la autoridad en la cual -donde de acuerdo a las variaciones- principalmente caída recaudatoria que es donde la autoridad puede ejercer sus facultades de recaudación sin que el contribuyente se dé cuenta hasta que la autoridad tiene el resultado de la misma.


ESTO TIENE ALGO POSITIVO


Y es que, viendo el panorama, esto puede representar algo positivo, siempre y cuando las empresas se preparen actualizando sus sistemas, establecer políticas y procedimientos, ya que los que tienen actualmente pueden estar obsoletos, ya no están acorde a los nuevos requerimientos que tiene la autoridad.


Yaneth Flores además recomendó que las empresas deben tener mayor control interno de la documentación que genera y provee a la autoridad; es decir, la información debe tener una simetría tanto lo que tiene la autoridad, como lo que tiene la empresa en sus sistemas contables, sistemas de registro, documentación comprobatoria, ya que tuviera que ser exactamente lo mismo.


“Lo más importante es mantener a su personal capacitado, de nada sirve que una persona (encargada del área) conozca todo lo que debe hacerse, si cuando la personas se ausenta el área no funcionará igual y no tendrá control de la información que se le está gestionando a la autoridad”, explicó Yaneth Flores.


Agregó para finalizar que el reto para las empresas en 2020 es contar con una fiscalización más ágil, si anteriormente la autoridad tardaba un promedio de dos años para revisar una operación de la cual pudiera surgir una duda en la misma; actualmente el periodo se acorta y estará realizando la fiscalización en tiempo real.